< volver

Ácidos grasos omega-3, prevención de alergias y salud cardiovascular

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 12 de septiembre de 2018

Alimerka

 

¿Puede el consumo de grasas omega-3 reducir la aparición de ciertas alergias? Es lo que desde hace tiempo numerosos estudios parecen indicar. Su acción antiinflamatoria y su capacidad de mediar en algunas funciones inmunológicas parecen estar detrás de estos beneficios. Sin embargo, los suplementos a base de estas grasas parecen no ofrecer beneficios para otras cuestiones como la prevención cardiovascular. Así es que hoy en La Cocina de Alimerka te hablamos de los omega-3, su relación con los procesos alérgicos y las nuevas evidencias sobre algunas creencias en torno a los omega-3 y la salud vascular.

 

Omega-3 durante el embarazo y la lactancia en la prevención de alergia infantil

Cada vez son más las personas que sufren algún tipo de alergia. Y la causa parece no estar clara. Sin embargo, algunos estudios señalan a la alimentación de la madre durante la gestación y la lactancia como un factor determinante en el desarrollo de ciertos tipos de alergias. De hecho, un consumo adecuado de ácidos grasos omega-3 parece reducir considerablemente las alergias en niños. Algunas de estas alergias fueron: alergia al huevo, eccema y asma. ¿El motivo? Los ácidos grasos omega-3 podrían influir en el perfil inmunológico de la madre inhibiendo la respuesta inmune alérgica y hacer lo mismo en los niños de estas madres. Sin embargo, aún no es posible afirmarlo con rotundidad y es necesario llevar a cabo más estudios. Mientras, la mejor opción parece consumir una cantidad adecuada de estas grasas a través de la dieta.

 

Omega-3 y prevención de la salud cardiovascular

¿Un mito o una realidad mal interpretada? Y es que estas semanas nos inundan las noticias de que los suplementos de omega-3 no gozan de los efectos cardiosaludables que se les atribuía. ¿Qué ha cambiado? Pues que parece que por consumir más cantidad no son mayores los beneficios. Sin embargo y a pesar de la confusión, una cosa parece clara: no es lo mismo hablar de suplementos que ingerir los nutrientes a través de los alimentos. Por ello y en el caso de los ácidos grasos omega-3, seguir consumiendo pescado azul, al menos dos veces por semana, parece una buena opción para conseguir una alimentación saludable.

 

Omega-3 en la dieta con alimentos frescos

Si hay algo indiscutible es que los ácidos grasos omega tres son esenciales para nuestro organismo.  Y para garantizarlos, nada mejor que los alimentos frescos. Además de ácidos grasos omega-3, estarás consumiendo proteínas, vitaminas, antioxidantes y minerales entre otros muchos nutrientes.  Así que no lo dudes y búscalos en pescados azules, frutos secos o semillas. 

 

Y tú, ¿eres de suplementos o prefieres proporcionar los nutrientes que necesitas a través de los alimentos? 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)