< volver

Algunas dietas extrañas

Por Laura Pire, 29 de mayo de 2012

dietaUn amigo y seguidor de este blog, propuso hace un tiempo que tratara el tema de la dieta paleolítica. Me parece muy interesante que podamos repasar y dar opinión a los temas que nos hagan sentir curiosidad dentro del mundo de la nutrición.

El caso de esta dieta llamada paleolítica es al igual que otros muchísimos tipos de dietas, muestra una profunda necesidad de crear teorías bioquímicas, bautizarlo como dieta, eliminar alimentos y prometer ausencia de enfermedades.

Esta dieta propone no comer nada de cereales como pan, pasta o arroz. Legumbres, patatas, productos lácteos, azúcar y sal.

Lo que sí nos permiten comer es carne magra, verdura, pescado, huevos, fruta, frutos secos excepto anacardos y cacahuetes, y frutas del bosque tipo fresas, arándanos, frambuesas, etc.

Si intentamos profundizar más en la base de esta dieta, podemos descubrir como el autor pretende darnos un baño de sabiduría bioquímica incomprensible para justificar su teoría, la eliminación de alimentos fundamentales y el miedo a transgredir que infunde a los que se someten a esta dieta. El binomio dieta-religión, un tema que trataremos en otro momento. Pecar, comer cosas que me están prohibidas por la dieta que escogí, penitencia, pasar un hambre horrorosa y quitar cosas que me gustan…

Hace mucho hincapié en lo que llama “antinutrientes”, que acompaña de una aclaración en la que se explica que la comunidad científica los llama así para no llamarlo toxinas, porque puede asustar a la población….sin comentarios.

En uno de los foros de usuarios de esta dieta, hay un chico que comenta que a ver que va a pasar con Italia, a ver quien les va a hacer que dejen de tomar pasta y pizza. Y digo yo, ¿Y qué pasa con los japoneses, que toman arroz y fideos en grandes cantidades y son los más longevos y sanos del planeta? ¿estarán equivocados?

Un poco de cotilleo. El autor del libro tiene su consulta en Beverly Hills. Sofisticación “friki”. Ya sabemos que en Estados Unidos, la alimentación no tiene estructura ni horarios y por lo tanto, las dietas más raras vienen de allí y la población es capaz de someterse a cualquier disciplina absurda sin llamar la atención. Pero cuando en un país como este, donde se manejan todos los alimentos en una misma dieta, instaurar un menú de este tipo es cuando menos, sofisticado. Bastante sensación de surrealismo y sospechas de que algo no se está haciendo bien tienen las personas que hacen dietas hiperprotéicas tipo Dukan.

Mi consejo ante estas dietas especiales es que no nos fiemos nunca de un método que ponga delante la palabra dieta. La de la piña, la de la sopa de verduras, la de las proteínas…..siempre son apaños a medias para resolver al conflicto alimenticio que algunas personas sufren durante el tiempo que aguanten haciendo la novedad. Cuando veamos en el escaparate de una librería, la dieta tal o cual, vuelve a ser lo mismo de siempre, año tras año.

La solución está en encontrar un método de aprendizaje que enseñe a gestionar la alimentación de cada uno de forma particular y utilizando los alimentos que se comen en nuestro entorno y que tanto nos gustan. El que quiera hacer rarezas, que las haga, pero que no crea que va a estar más sano que los demás, ni va a ser más listo, ni más feliz ni mejor persona.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)