< volver

Alimentos fermentados ¿En qué nos benefician?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 8 de junio de 2018

Alimerka

 

Los alimentos fermentados cada vez están pisando cada vez más fuerte, pero todavía son unos grandes desconocidos en nuestras cocinas. Bien por desconocimiento, o bien por falta de ideas para su elaboración, pero, ¿sabías que los alimentos fermentados son ricos en prebióticos? O que el proceso de fermentación, ¿aumenta la presencia de ciertos nutrientes? Hoy en la Cocina de Alimerka te hablamos de ellos y te damos algunos trucos para que puedas probar a hacer algunos de ellos en casa. 

 Por qué incluir fermentados en tu dieta

Algunos de ellos podemos encontrarlos en los lineales del súper y en otros casos, incluso podremos hacer nuestros propios fermentados en casa, como los fermentados a base de vegetales. Y aunque esto puede imponernos cierto respeto, la realidad es que si se siguen los pasos de manera adecuada, tan solo ofrecen beneficios para nuestra salud. ¿Quieres saber cuáles? 

  •  Son una de las mejores formas de promover la diversidad de bacterias intestinales y estas, a su vez mejoran la respuesta de nuestro organismo ante agentes patógenos.
  • Los alimentos fermentados presentan mayor cantidad de ciertos nutrientes como las vitaminas del grupo B o la vitamina K, esta última relacionada con la coagulación sanguínea y una adecuada salud ósea.
  • Fortalece nuestro sistema inmune y ayudan a combatir dolencias intestinales como el cáncer del colon, la gastroenteritis o las infecciones estomacales.
  • Dan diversidad a nuestra dieta y la enriquecen, haciéndola más saludable y apetecible.

 ¿Te animas a probarlos?

Ahora que ya conoces todos sus beneficios, ¿Por qué no probarlos? Algunos, como los fermentados de verduras, podemos encontrarlos en conserva, pero estos, pueden tener reducida su acción prebiótica. Así que si te es posible, te animamos a hacerlos tu mismo:

  • Descubre el kimchi Elaborado a base de diferentes vegetales, es típico de la gastronomía coreana y rico en prebióticos. Además, su sabor característico es muy apreciado para realzar diferentes platos, desde carnes hasta pescados. Y si te aficionas, también te aconsejamos probar con el chucrut.
  • Haz tus propios encurtidos. Pueden ser buenas fuentes de bacterias prebióticas y no resultan demasiado laboriosas. 
  • Pásate a los yogures naturales. Aportan gran cantidad de bacterias beneficiosas para nuestro intestino. Pero asegúrate de que sean sin azúcar y con el menor contenido de ingredientes. ¡El yogur natural de toda la vida! Y si lo prefieres, puedes alternar su consumo con el de kéfir. Otro fermentado lácteo, de sabor más ácido de lo más nutritivo. 

Aprovecha todos sus beneficios nutricionales y si ya has probado a hacer tus propios fermentados. Cuéntanos cuál fue el resultado ¿Fue un éxito total o un rotundo fracaso? 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)