< volver

Bienestar emocional: ¿puede la comida hacernos sentir mejor?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 18 de febrero de 2019

Alimerka

 

¿Qué tienen en común el aburrimiento, la tristeza o la alegría? Aunque resulte sorprendente, que hay comida de por medio. Y es que ésta puede convertirse en un hábito para hacer frente a nuestras emociones: ¿quién no ha comido sin tener hambre solo por placer? ¿Quién no ha comido más de la cuenta estando en buena compañía? Tanto si lo hacemos solos, como si es acompañados, comer genera placer. Tanto, que incluso puede llegar a convertirse en un hábito poco saludable. ¿Quieres saber más sobre la relación de la comida en nuestro bienestar emocional? Acompáñanos, en La Cocina de Alimerka te contamos.

 Malos hábitos como recompensa para encontrar el bienestar emocional

Según los expertos, comer determinados alimentos ricos en grasas o azúcares no responde a una necesidad fisiológica (por ejemplo, el hambre) sino que, se utilizan para compensar ciertos estados de ánimo como el aburrimiento o la tristeza. Es decir, estos alimentos se utilizan como un mecanismo para engañar a nuestro cerebro y así obtener una recompensa por su parte, como por ejemplo, sentimos mejor. ¿Quién no lo ha hecho en alguna ocasión? Sin embargo, perpetuar estos hábitos puede convertirse en un problema porque el placer que nos proporcionan estos alimentos es breve y además necesita una ingesta continuada para mantenerse en el tiempo. Otra contrapartida son sus efectos secundarios: sobrepeso, obesidad y una mala calidad en nuestra dieta, y por tanto, en nuestra salud.

Comer bien para sentirnos mejor

Como te contamos, la comida puede tener un efecto de refuerzo en nuestro bienestar emocional, pero también puede servir para todo lo contario. Tal es la relación que tiene la comida con nuestro estado emocional, que diferentes estudios indican que seguir una dieta saludable de acuerdo al patrón de Dieta Mediterránea (rica en grasas insaturadas, carbohidratos de alta calidad y gran cantidad de vegetales) genera efectos positivos en la salud mental de quienes la siguen. Es importante tener en cuenta que este efecto no es momentáneo, sino que se mantiene a largo plazo, mientras que los que siguen una dieta occidental (rica en grasas saturadas, azúcares o sal) muestran peor estado anímico y físico general. Así es que si eres de los que prefiere alimentar su bienestar emocional, ¡te damos algunos consejos!

Alimenta  tu bienestar emocional

  • Suma fruta a tu dieta empieza el día con un desayuno en el que la fruta no puede faltar. ¿Qué te parece hacerlo con estos tacos de fruta o estos gofres de espinacas con plátano? Reparte la ingesta de fruta a lo largo del día hasta las tres piezas diarias.
  • Pásate a los snacks saludables. ¿El hambre se apodera de ti a media mañana o media tarde? Si necesitas hacer un tentempié, opta por los frutos secos. Sus grasas buenas y su aporte en proteínas te darán el chute energía y nutrientes que necesitas hasta la hora de la cena.
  • Incluye más platos a base de legumbres en tu menú semanal. Algo tan sencillo y práctico como unas lentejas con tomate, un salteado de garbanzos o quínoa o este hummus verde,  te garantizan toda la proteína vegetal que necesitas y una gran cantidad de vitaminas y minerales esenciales para tu salud. Consúmelas, al menos, tres veces por semana.
  • Di sí a las grasas de calidad. Aliña tus platos con aceite de oliva, haz del aguacate un imprescindible en tu dieta, tritura frutos secos y conviértelos en mantequilla para tus tostadas o bocadillos y, por supuesto, no te olvides de las semillas.  Son pequeñas en tamaño pero poseen grandes beneficios para tu salud. Escribe la palabra “semillas” en nuestro buscador y descubre todo lo que puedes hacer con ellas.

 

Y tú, ¿cómo  alimentas tu bienestar emocional?

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)