< volver

Celiaquía, una enfermedad de difícil diagnóstico

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 24 de octubre de 2018

Alimerka

 

¿Sufres celiaquía? El proceso para su diagnóstico, ¿fue lento y tedioso?  O por el contrario, ¿fue más bien rápido?  Y es que cada vez son más las personas que padecen esta enfermedad y una buena parte de ellos, son diagnosticados en la edad adulta, después de años de ser conscientes de que algo en su salud no iba bien pero sin saber exactamente el qué. Porque el diagnóstico de la enfermedad celiaca parece que no resulta nada fácil, sobre todo, en la edad adulta. Hoy en la Cocina de Alimerka te hablamos de las dificultades en el diagnóstico de esta enfermedad y de los riesgos de seguir una dieta sin gluten sin un diagnóstico que así lo indique. Descubre los motivos a continuación.

 

Celiaquía y la dificultad de su diagnóstico

Según el Protocolo para el diagnóstico precoz de la enfermedad celíaca, el patrón clásico de la enfermedad no es el más común y menos, en adultos. De hecho, el 70 % de los diagnosticados tienen 20 años o más. ¿La razón? Según indican, la celiaquía no responde a unos criterios diagnóstico homogéneos y en muchos casos, los síntomas son inespecíficos. Todo ello hace que en algunos casos, las personas celiacas tarden años en ser diagnosticadas y que algunas de ellas, no lleguen a ser diagnosticadas nunca. Es por este motivo que este nuevo protocolo pretende mejorar los mecanismos para la detección y diagnóstico de la enfermedad, tanto en la edad infantil, como en la vida adulta.

 

La dieta sigue siendo el único tratamiento para la celiaquía

En la actualidad y a pesar de los avances en el diagnóstico y los esfuerzos en investigación por encontrar una solución a la enfermedad, el único tratamiento que demuestra ser eficaz en revertir síntomas y controlar la enfermedad, es la dieta sin gluten , tal y como indican desde la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE).

 

Pilares de la dieta sin gluten

Una dieta basada en alimentos frescos, poco procesados y exentos de gluten debidamente etiquetados, junto con el seguimiento de una serie de pautas que así lo garanticen, son clave en el tratamiento de la enfermedad. ¿Conoces las pautas más importantes a seguir junto con la dieta? Visita esta entrada  en la que te hablamos sobre los pasos seguir a la hora de comprar y manipular los alimentos destinados a las personas que sufren celiaquía.

 

Dieta sin gluten sin un diagnóstico: mayor dificultad para su detección

Seguir una dieta sin gluten sin un diagnóstico, puede ser un error por dos motivos: 

En caso de ser celiaco o padecer otro tipo de patología relacionada con la ingesta de trigo u otros cereales implicados, puede enmascarar la enfermedad y retrasar el diagnóstico.

Si realmente no se es celiaco o se padece otra entidad clínica relacionada, una dieta sin gluten puede suponer déficits nutricionales graves, además de encarecer la cesta de la compra sin necesidad alguna.

 

Y es que no son pocas las personas que siguen una dieta exenta de gluten pensando que de este modo la dieta es más saludable o que incluso, comer sin gluten puede ayudar a perder peso. Y nada más lejos de la realidad.

Nuestro consejo: si sospechas que puedes padecer la enfermedad, ponte en manos expertas: acude a tu médico de familia y que sea éste quien te indique las pautas a seguir. Las herramientas con las que cuentan para un mejor diagnóstico de la enfermedad cada vez son más, y de mayor eficacia. 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)