< volver

Claves alimenticias para reducir las reglas dolorosas

Por Laura Pire, 31 de marzo de 2014

reglas dolorosas

El proceso menstrual de las mujeres es una batalla hormonal que produce, en la mayoría de los casos, molestias como la hinchazón, el dolor de cabeza, dolor en el abdomen y cambios de humor. En algunos casos, no pocos, las molestias se agravan hasta límites bastantes insoportables tanto para el que lo padece como para sus familiares y compañeros. No os cuento nada nuevo.

Una dieta que disminuya los picos hormonales es capaz de aliviar en buena medida estas incomodidades periódicas. Las personas que intentan vivir sin medicamentos practican cierta higiene nutricional que os puede interesar. Os enumero los puntos clave.

Sobre el azúcar y los dulces

  • El proceso de la menstruación consume parte de nuestras reservas de vitamina B6 y reduce la presencia de azúcar en sangre, entre otras cosas.
  • La falta de B6 está directamente relacionada con el mal humor, la alternancia de entusiasmo y depresión, y la irritabilidad en general.
  • La disminución de la glucosa en sangre, llegando a puntos de hipoglucemia, hacen el resto. Mal humor y ganas de dulce para elevar la glucosa son algunas de las consecuencias. Si tomamos dulce para animarnos o consolarnos, el proceso de la insulina para organizar toda esa glucosa impide la eliminación del exceso de estrógenos que son los que montan todo este “mariachi”. El estrés produce el mismo efecto negativo en nuestra insulina que un atracón de chucherías, así que ojo. Tranquilidad, paz y buenos alimentos, nunca mejor dicho.

Solución: evita sin duda los alimentos dulces y llena tu dieta de alimentos hechos a base de hidratos de carbono integrales que moderen la absorción de glucosa para que entre lentamente en tu organismo. Esto calma y repone además las reservas de B6 gracias a los integrales; alimentos perfectos una vez más. El sirope de ágave es un dulce que no estimula la insulina de forma excesiva y te puede valer como chuchería. Endulza con él pero lo justo.

Para evitar el dolor y el exceso de contracción

  • Si os fijáis, muchas mujeres padecen estreñimiento los días previos a la regla, con gases, hinchazón y aparato eléctrico. Son las señales innegables de que ya está ahí. Hay que conseguir que el intestino esté lo más liberado posible para que el útero disfrute de espacio suficiente y no está aprisionado.
  • Como lo que pretendemos es disminuir el aumento de estrógenos, podemos echar mano de elementos naturales que ayuden a eliminar el exceso de estas hormonas. Los fitoestrógenos que todas conocemos en forma de isoflavonas de la soja, son unas moléculas vegetales muy útiles que podemos encontrar fácilmente en farmacias, centros de alimentación biológica e incluso en el supermercado. Podéis también probar la soja fermentada en forma de miso, que se usa tipo caldo de carne en las sopas y guisos dándoles mucho sabor y flora bacteriana para el intestino. A mí me gusta el tipo Hatcho, es súper sabroso.

Elementos que no deben faltar

El zinc de las carnes rojas, el Omega-3 del pescado azul y el magnesio que encontramos en casi todo el reino vegetal, ayudan a que el útero se contraiga suavemente y no produzca los desagradables calambres.

Una recomendación importante: ya os lo comenté en un reciente post sobre la ecología alimenticia básica a nuestro alcance: Existen unas moléculas que nuestro organismo confunde con hormonas, que se mezclan con los alimentos cuando calentamos plásticos con ellos. Por ejemplo, las bandejas de la carne, las bolsas de congelación, calentar en el micro un tupper, etc. Si no evitamos estos gestos, nuestro cuerpo se estimula y libera más estrógenos que producirán más molestias. Toma buena nota y cuéntaselo a todo el mundo.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)