< volver

Clean Eating o comida limpia ¿un nuevo modelo de alimentación?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 25 de abril de 2018

Alimerka

 

¡Una nueva forma de alimentarse ha llegado para quedarse! ¿Has oído hablar de la alimentación limpia o clean eating? En 2017 surgió como la última moda alimentaria seguida por diferentes actrices e influencers del momento. Y aunque ya existía muchos años atrás como modelo de alimentación, ha ido perdiendo su esencia para ir adaptándose a modas alimentarias, llegando a convertirse en algunos casos, incluso en una dieta peligrosa. Es por eso que hoy en La Cocina de Alimerka te hablamos del Clean Eating y su filosofía, para que si decides cambiar tus hábitos alimenticios, lo hagas al margen de cualquier moda, sin correr ningún riesgo y solo implique beneficios para tu salud. 

Alimentación basada en el concepto de “comida limpia”

Esta alimentación se basa en el consumo de alimentos frescos, no procesados y preferiblemente ecológicos, aunque esta última condición es opcional. Si bien, la filosofía de esta forma de alimentación, se sustenta en el consumo de alimentos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Además, promueve formas de cocinar poco agresivas y más tradicionales como los guisos, la plancha o la cocción al vapor. 

Puntos clave en la alimentación limpia 

La realidad es que esta forma de alimentarse se apoya en los pilares que muchos nutricionistas llevan tiempo recomendándonos. Algunos de sus puntos clave más importantes son los siguientes:

  • Di adiós a los alimentos procesados. Porque su consumo tan solo aporta un exceso de azúcares, grasas o sal. ¿No sabes quiénes son? Descúbrelos en esta entrada donde te hablamos de ellos.
  • Pásate a los alimentos de origen vegetal. Y reduce el consumo de alimentos de origen animal. Porque el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales de grano entero, frutos secos y semillas, no solo es más sostenible para el medio ambiente, sino que aporta gran cantidad de sustancias nutritivas como proteínas vegetales, fibra, y vitaminas o minerales.
  • Siempre que sea posible, opta por los alimentos ecológicos. Hacerlo ayuda a preservar el suelo, promover el bienestar animal y conseguir un impacto medioambiental más bajo. 
  • Evita los azúcares refinados y emplea sustitutos naturales para endulzar. El azúcar panela puede ser una buena opción, pero recuerda que siguen siendo azúcares. ¡Úsalos con prudencia!
  • Consume grasas saludables. Búscalas en alimentos como el aceite de oliva, el aguacate o los frutos secos y semillas. Y vigila el consumo de grasas trans y saturadas.
  • Ojo con la sal. Prescindir de la sal es una de las pautas del Clean Eating. Porque como indican sus promotores, los alimentos ya tienen su propio sodio. Y es que la sal realmente perjudicial, es la extra que añadimos a los alimentos.
  • Bebe agua y olvídate de los refrescos y el alcohol.
  • Cocina de manera sencilla los alimentos. Porque si hay una forma de saborear los alimentos, esa es cocinándolos de manera tradicional y en su justa medida.

Y ahora que conoces en qué consiste el Clean Eating, ¿estarías dispuesto a practicarlo?

 

 

 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)