< volver

¿Comen tus hijos suficiente pescado?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 20 de agosto de 2018

Alimerka

 

Igual de nutritivo que otros alimentos ricos en proteína como la carne o el huevo, el pescado parece perder puestos en lo que a consumo infantil se refiere. ¿La causa? Algunos errores y creencias de los padres entorno al pescado hacen de este alimento uno de los menos preferidos de nuestros hijos. Es por ello que hoy, en La Cocina de Alimerka, dedicamos esta entrada a hablaros de su interés nutricional en la dieta de los más pequeños, cuáles son recomendaciones actuales de pescado para niños y de algunos errores que pueden dificultar la tarea a la hora de que se lo coman.

 

Interés nutricional del pescado en la dieta infantil 

El pescado aporta proteínas de alta calidad, son fuente de vitamina D, y minerales como calcio y yodo. Además, en el caso de los pescados azules, estos son fuente de ácidos grasos omega-3, beneficiosos para un adecuado desarrollo cardiovascular, cerebral y la protección frente a errores del sistema inmune (alergias). Así es que incluir pescado en la dieta de los más pequeños, tan solo ofrece beneficios para su salud y adecuado desarrollo.

 

Recomendaciones de consumo

De acuerdo a las recomendaciones actuales, se aconseja un consumo de cuatro raciones a la semana de pescado en niños, cuya ración se corresponde con unos 50-85 gramos por ración. ¿Tienes dudas de cuáles ofrecerles? Aquí te dejamos las últimas recomendaciones de la AECOSAN para niños de entre 3 y 12 años de edad.

 

Algunos errores a la hora de ofrecerles pescado

En ocasiones, la negativa a comer pescado por parte de los más pequeños de la casa está originada por decisiones poco acertadas a la hora de elegir las partes del pescado o la forma de cocinarlo. Algunos de los más habituales son los siguientes:

  • Ofrecer pescados que tengan espinas. Si hay algo desagradable, es encontrar espinas a la hora de comer pescado y más aún tragarse alguna que pueda quedar a medio camino. Para evitarlo, prefiere filetes o lomos limpios. ¡Les facilitarás mucho el trabajo!
  • Optar por pescados de sabor fuerte. Si hay un paladar sensible, ese es el de un niño. Es por ello, que para no generar rechazo es preferible empezar dándole pescados de sabor suave como el gallo, lenguado o el bacalao. Y luego ir introduciendo pequeñas cantidades de pescados azules como bonito, xarda o salmón. 
  • Cocinar el pescado al vapor o hervido. Esta forma de cocinar el pescado es la que más intensifica su sabor. Por eso, optar por elaboraciones como el papillote, rebozado o en hamburguesas, puede rebajar su intensidad e ir acostumbrando su paladar.

 

Toma nota de estos errores y que no sean un impedimento para que tus hijos coman pescado.

 

 

 

 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)