< volver

Comer sin gluten, también en la escuela

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 30 de octubre de 2015

Niños comiendo en comedor

 

La celiaquía se diagnostica con mayor frecuencia, en edades cada vez más tempranas, lo que se traduce en un mayor número de celiacos en el colegio. Cumpleaños, excursiones o meriendas en casa de los amigos, pueden suponer todo un reto en estos casos. Conocer sus necesidades ayudará a su plena integración en el entorno escolar y una buena relación con el resto de compañeros. Hoy, en la Cocina de Alimerka te damos algunas pautas para que los niños que la padecen, disfruten de la comida junto con sus compañeros, también en la escuela.

La dieta sin gluten. Hasta el momento, seguir una dieta libre de gluten es el único tratamiento para la enfermedad celiaca y aunque en realidad solo es necesario excluir alimentos que lo contengan, puede volverse una tarea complicada y más, cuando hablamos de niños. Estos deben ser conscientes de lo que supone ser celiaco y aprender a distinguir lo que puede comer o no. ¡Infórmale de manera clara y adaptada a su edad! Además, el desconocimiento de la propia enfermedad puede hacerles sentirse raros o desplazados respecto al resto de sus compañeros.

¿Es posible que un niño celiaco se integre en la rutina escolar? Aquellos que tengáis niños celiacos sabéis que la respuesta es sí. Y para que así sea, es necesario dar a conocer la celiaquía en la escuela a profesores, padres y madres así como responsables de cocina y cuidadores. De este modo, evitaremos situaciones peligrosas a la hora de comer y reduciremos momentos de frustración en nuestros hijos por no poder comer lo mismo que sus compañeros. ¡Anímale a que sea él mismo quien hable con sus compañeros sobre la celiaquía! Así, será más fácil que sus amigos eviten ofrecerle aquello que no puede comer.

¿Cómo conseguir que se normalice la celiaquía en celebraciones y otros eventos escolares?

En la escuela y el comedor escolar. Es necesario Informar a profesores y otros profesionales de la escuela sobre lo que nuestro hijo puede comer o no, y animar a este a participar y disfrutar con el resto de sus compañeros. Respecto al comedor las premisas más importantes son evitar la contaminación de los platos sin gluten con restos de otros que sí lo llevan, y emplear utensilios diferentes para elaborarlos y manipularlos, por lo que el personal de cocina deberá estar formado sobre cómo llevarlo a cabo.

A la hora del desayuno o merienda. Si se lleva de casa, lo ideal sería poner más cantidad para que otros compañeros puedan probarlo, pues a estas edades el intercambio de alimentos suele ser bastante frecuente y de este modo sus compañeros aprenderán a probar alimentos sin gluten y entender la enfermedad.

En cumpleaños y fiestas. En todo cumpleaños que se precie, no puede faltar una bonita tarta. Y para que todos puedan disfrutar de ella, lo idóneo es elaborar tartas libres de gluten y elegir snacks que cumplan esta condición. Así, todos comerán lo mismo y no habrá diferencias entre unos y otros. ¡Infórmate de las celebraciones de tu hijo y pon al corriente a profesores y padres!

De excursión. Si se van a realizar salidas fuera del colegio, es necesario saberlo con antelación para preparar bocadillos con tiempo suficiente y productos especiales libres de gluten, como muesli, pan o galletas.
 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)