< volver

¿Cómo iniciarse en el ovolactovegetarianismo?

Por Laura Pire, 6 de febrero de 2014

ovolactovegetarianismo

¿Alguna vez se os ha ocurrido pensar cómo seria vuestra vida siendo ovolactovegetariano? Este es el tipo de vegetarianismo es el que se toman solo lácteos y huevos como productos de origen animal.

Ya sé que algunos dirán “Anda ya, ni en sueños!”, que también significa que se lo habrán preguntado aunque no le guste la idea. Yo hoy me dirijo a todas esas personas que por alguna razón les resulta atractiva la opción pero no saben por donde empezar. En este post quiero ayudaros a despejar los principales retos y dudas a los que se enfrenta el que desea empezar nueva vida alimenticia que sea más coherente con sus creencias o su salud.

En primer lugar, si tienes un correcto aporte de nutrientes por grupos, debes saber que tu dieta estará perfectamente equilibrada y sin carencias. La opción ovolacto no tiene el famoso problema de la carencia de vitamina B12 gracias a la presencia de huevo. Este es un claro beneficio que se tiene respecto a dieta vegana, porque cuando podemos jugar con el huevo y los lácteos, es mucho más fácil hacer un menú completo aunque no se sea un experto. El vegetariano puro o vegano, que solo come vegetales, se ve obligado a saber mucho de alimentación para poder estar tranquilo respecto a su plan alimenticio. Lo normal suele ser acabar poniéndose en manos de un experto cuando aparecen las primeras dificultades.

Si siempre hablamos de crear platos equilibrado entre los tres grupos fundamentales nos referimos a los hidratos, las proteínas y los vegetales. Siendo ovolactovegetarianos es igual, solo que en el grupo de proteínas contamos nada más que con el huevo, los lacteos y los concentrados a base de soja. Es decir:

  • Hidratos: panes, pastas, sémolas, arroz, quinoa y legumbres (que pueden estar también en el grupo de proteínas al ser la soja una de ellas)
  • Proteínas: huevo, queso, leche concentrados de soja como tofu, seitan, carnes vegetales, hamburguesas vegetales, soja texturizada y preparados cárnicos a base de legumbres y proteína de cereales como el gluten.
  • Vegetales: todos y cada uno, incluidas las frutas.

Si planteamos nuestros platos contando con estos tres grupos de alimentos, podemos tener una alimentación bien equilibrada sin ningún problema de carencia.

Como única recomendación, un apunte sobre el hierro. Este mineral se absorbe mejor en forma animal que en forma vegetal por lo que yo propongo tomar un pequeño complemento a base de hierro con las vitaminas que potencian su absorción. Podemos tomarlo todos los días sin miedo a que se acumule. En las herboristerías y tiendas de alimentación biológica hay mucha variedad y de sabor, andan bastante bien. No dejéis de tomarlo.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)