< volver

Cómo mantener el peso perdido.

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 18 de mayo de 2015

Cómo mantener el peso perdido.

 

Mantener el peso, puede resultar en no pocas ocasiones misión imposible, resultando incluso más difícil que perder peso. De hecho, lo es. Perder peso, supone un esfuerzo por nuestra parte, pero mantenerlo requiere de constancia y tenacidad. El tiempo que hemos tardado en perder peso y los hábitos alimentarios aprendidos durante el tratamiento dietético, así como nuestra actitud futura sobre la alimentación, son determinantes para poder mantener el peso perdido a largo plazo. Por ello, desde la Cocina de Alimerka te contamos algunos consejos sobre cómo mantener el peso perdido.

  • ¡Ya has conseguido tu objetivo, pero no te descuides!

Una vez que hemos conseguido perder el peso establecido, pensamos que ya está todo el trabajo hecho ¿verdad? Pues bien, este planteamiento puede ser peligroso y tirar por tierra todo nuestro esfuerzo previo. No debemos plantearnos la dieta como algo que haremos por un tiempo limitado y luego nos olvidaremos de ella. La dieta debe corregir hábitos alimentarios inadecuados e introducirlos en nuestra vida diaria como algo que perdure en el tiempo, de manera que mantener el peso a largo plazo no suponga un esfuerzo.

 

  • Realiza 5 comidas al día.

Consumir 5 comidas al día, dos de pequeño volumen, en forma de tentempié, hará que no llegues a las comidas con mucha hambre y reducirá la prisa por comer lo primero que tengas a mano, o en mayor cantidad, ahorrando la ingesta excesiva de calorías.

 

  • No te olvides de las verduras.

Consumir como primer plato y guarnición, una ración de verduras u hortalizas, crudas o cocinadas, es una manera de equilibrar la dieta aportando gran cantidad de vitaminas y minerales e introducir muy poca cantidad de energía, a la vez que te sacia y evita la sensación de hambre o necesidad de comer más cantidad.

 

  • Que no pasen más de 3 horas.

Evitar que entre comidas no pasen más de 3 horas, hace que el organismo mantenga el ritmo metabólico de consumo de energía y evita los atracones de comida.

 

  • No a la comida rápida.

Evitar comer alimentos con alto contenido en grasas y azúcares, eligiendo platos ligeros y saludables que incluyan carnes magras, pescados asados, patatas al horno y verduras, de manera que comer fuera no se convierta en un suplicio y te permita tener vida social y a la vez, cuidarte. ¡No hay porqué renunciar a las comidas fuera de casa!

 

  • Bebe suficiente agua.

Beber al menos 1.5 litros de agua al día, te mantendrá hidratada por dentro y por fuera y te ayudará a eliminar las sustancias que tu organismo no necesita.

 

  • Realiza ejercicio físico.

La práctica de ejercicio físico tanto durante el tratamiento dietético, como en las etapas posteriores, ayuda a mantener el cuerpo en plena forma y consumir una energía extra, que nos permite mantener el peso perdido más fácilmente a pesar de hacer pequeños excesos alimentarios.

 

Plantearse la dieta como la corrección de hábitos a mantener a lo largo de la vida, junto con el seguimiento de estilos de vida saludables y llevar unas pautas, hará que mantener el peso no te resulte una tarea complicada.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)