< volver

Cómo nutrir la salud del corazón

Por Laura Pire, 4 de abril de 2014

Cómo nutrir la salud del corazón

Cuando hace falta cuidar el corazón por razones médicas, debemos tener muy en cuenta lo que no debe faltar en nuestra dieta y, por supuesto, donde podemos encontrarlo. La salud de las células cardiacas depende no solo del ejercicio y la genética, sino también de la nutrición con mayúsculas, es decir, de la perfecta construcción del puzzle vitamínico y mineral. Es sencillo, pero hay que ponerse manos a la obra para incluir en nuestros menús, alimentos que es posible que no tomemos de forma habitual y debamos familiarizarnos con ellos.

En nutrición se habla de “los cinco guerreros”, a modo de hazaña épica, se refiere a las vitaminas y minerales que ayudan a mantener la salud de los tejidos del corazón: vitaminas A, C y E y los minerales selenio y zinc. Las propiedades antioxidantes de estos elementos, ayudan a eliminar los radicales libres que envejecen la estructura cardiaca, así como las arterias y venas que precisan mantenerse elásticas y juveniles.

Vitamina A. Los famosos betacarotenos que protegen y fortalecen nuestros capilares. La encontramos entre las frutas de colores como ciruelas, melocotón o bayas silvestres, así como en las verduras coloristas tipo berenjena, zanahoria o pimientos.

Vitamina C. Es superantioxidante. Regula el colesterol, bajando el malo y aumentando el bueno. Tiene la capacidad de fluidificar suavemente la sangre, por eso, las personas que toman anticoagulantes (Ej. Sintrom), con una buena dieta, enseguida necesitan bajar la dosis porque su sangre es más ligera. Encuéntrala en el brécol, las fresas, el kiwi o las naranjas.

Vitamina E. El más protector del corazón ya que muchos alimentos que contienen esta vitamina, también tienen ácidos grasos tipo omega 3, con cualidades ideales para el sistema circulatorio como anti-inflamatorias y elastificantes de los tejidos. Si tomas warfarina como anticoagulante, ten cuidado con tomar suplementos de vitamina E alegremente y sin consultar. Usa solo la que contengan los alimentos, que es suficiente. Búscala en los pescados azules, las nueces, los huevos o los aguacates.

Selenio. Uno de los mecanismos corporales para deshacerse de los radicales libres, necesita del selenio para funcionar, por eso es tan importante. Lo encontrarás en el sésamo, el marisco, los cereales integrales o la cebolla.

Zinc. Es el componente clave para la síntesis de un potente antioxidante natural. Su carencia tiene que ver con síntomas como los catarros frecuentes, las manchas blancas en las uñas, la inapetencia o la tendencia a tener estrías. Espárragos, setas, pavo, arroz integral o algas, son los alimentos que lo contienen.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)