< volver

¿Cómo reconocer un producto genuinamente integral?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 29 de mayo de 2019

Alimerka

 

En los últimos años, la palabra “integral” ha pasado de ser un concepto asociado a productos no muy apetitosos, a convertirse casi en una moda. Pan, pasta, arroz, galletas… todos tienen su variante integral hoy pero, ¿son integrales al 100%? Para que un alimento lo sea, tiene que elaborarse con todas las partes del cereal, y no todos siguen esta pauta. La reciente aprobación de la Norma de Calidad de Pan por parte del Gobierno ha regulado su uso en el sector de panadería, siendo obligatorio que las barras que incluyan la palabra “integral” hayan sido elaboradas con el 100% de harina de este tipo.  

El consumo de cereales integrales aporta múltiples beneficios para nuestra salud y hoy en La Cocina de Alimerka te damos los motivos por los que deberías empezar a practicar una dieta rica en ellos.

Las partes de un cereal integral

Los cereales de grano entero y los productos elaborados con sus harinas sin refinar conservan todas las partes del fruto, y nutricionalmente son mucho más completos, ¿sabes por qué? La respuesta está en las diferentes partes que integran su grano:

  • Salvado: su parte más externa. Fuente de fibra soluble e insoluble, vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, magnesio o zinc.
  • Endospermo: en la parte intermedia del grano y se caracteriza por ser fuente de proteínas y carbohidratos de lenta asimilación, mayoritariamente almidón.
  • Germen. Es la parte más interna del cereal. Destaca por su riqueza en grasas insaturadas, proteínas, vitaminas y minerales.

Es decir, cuántas más partes del cereal contengan los alimentos que consumes, más cantidad de nutrientes estarás sumando a tu dieta, y con ello: 

  • Estarás reduciendo la respuesta glucémica tras las ingesta.
  • Te sentirás más saciado.
  • Estarás controlando los niveles de colesterol o glucosa en sangre.
  • Estarás consumiendo fibra que sirve de alimento a nuestras bacterias intestinales, íntimamente ligadas a la salud intestinal y cardiovascular, entre otros.
  • Y si eres deportista, te ayuda a prolongar la energía para un adecuado rendimiento y retrasar la aparición de fatiga.

Introdúcelos de forma paulatina en tus platos

Si sustituir al 100% los alimentos refinados por integrales te parece toda una odisea, te proponemos que sigas la regla del 50/50. Puedes conseguirlo combinando alimentos refinados e integrales; por ejemplo, si desayunas cereales haz que la mitad sean integrales y la otra mitad normales, o si consumes arroz, mezcla una parte del blanco con otra integral, y así con el resto de alimentos. A la larga, seguro que te habrás acostumbrado a ellos, y ya no tendrás que combinarlos. Alimenta tu salud eligiendo alimentos integrales.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)