< volver

Consejos para crear menús económicos e igualmente nutritivos

Por Laura Pire, 17 de agosto de 2012

Uno de los problemas nutricionales que más se dejan sentir en una época de crisis económica es un aumento de la obesidad, y los trastornos de salud causados por comidas desequilibradas y pobres en nutrientes.

Ha llegado el momento de pararnos a planificar nuestra vida alimenticia y resolver este asunto pendiente que merece tu atención.

  1. Ten siempre lo necesario en la cocina. Prepara una cesta de la compra variada planificando los menús de la semana y teniendo siempre a mano los ingredientes para las recetas que has escogido. Echa una ojeada al post que dedicamos a la lista de la compra para no olvidarte de nada.

  1. Si realmente quieres ahorrar, tendrás que cocinar. Lo que cocines puede ser súper fácil y que necesite poco tiempo de preparación, pero es fundamental para tu ahorro. Encuentra en el blog de Cefe, recetas sencillas que aportan ideas de cocina muy bien explicadas.

  1. Planifica los menús en función de los productos de temporada. Frutas, verduras, pescados… Son más baratos y frescos. Además ponen en sintonía a tu organismo con la estación del año. Esto demuestra cómo la mejor nutrición es la más sencilla.

  1. Escoge también productos de la marca blanca. Conservas de verduras, congelados de pescado, etc. Son los más económicos y hay mucha variedad.

  1. Cocina y congela. Para los escrupulosos sin fundamento¿A qué esperas para decidirte a congelar los alimentos que has cocinado? La congelación está bien. Hay gente que se pone muy digna porque en su casa no congelan, como si evitarlo fuera algo bueno o de grandes expertos en alimentación. No es así. Es un método limpio en el que los nutrientes se conservan correctamente. Las comidas congeladas te sirven como despensa de comida casera y sana que resuelve muchos menús cuando la prisa se impone.

  1. Aprovechar las sobras para hacer otros platos. Busca recetas para preparar croquetas, lasañas, canelones, etc. Platos riquísimos que se preparan con restos de otras comidas.

  1. No hagas la compra con hambre o sin planificación. Siempre sale mal. Llegas a casa con un montón de tonterías que no son comida y que por su valor hubieras comprado la cena de ese día y la comida del siguiente.

  1. Controla el catálogo de ofertas. Estate atento al día que se publica, lo tienes en Internet, y organiza tu menú en función de los productos que te ofrecen. Notarás un ahorro importante y encontrarás productos muy frescos.

Comentarios (1)

 

Por YOHIRA, 25 de febrero de 2013

Hola

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)