< volver

Consejos para evitar comer demás teletrabajando

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 26 de agosto de 2020


Si eres de los que teletrabajas seguro que desearías que la cocina estuviera más lejos. ¿Cada vez que te levantas, no sabes cómo, pero acabas con comida en las manos? ¡Coge el control de lo que comes! Para que trabajar desde casa no pase factura a tu peso tan solo debes poner en práctica unas sencillas pautas que te permitirán sacar todo el potencial de pasar muchas horas en casa y rendir mejor. 

Teletrabajar y hacerlo siguiendo buenos hábitos

¡El teletrabajo ha llegado para quedarse! Adaptarse a esta nueva forma de trabajar y la nueva realidad sin establecer una planificación puede suponer todo un reto para nuestro peso. Y es que trabajar desde casa puede hacernos comer más de lo que en realidad necesitamos por ansiedad, estrés o aburrimiento. ¿Sabes cómo combatirlo?

  • Establece una rutina de comidas: hacerlo te permite programar los menús y ceñirte a ellos.
  • Planifica los descansos y los tentempiés: establece la hora de la media mañana y la merienda y come solo en este momento. ¡Ni antes ni después! Determina previamente qué es lo que comerás y la cantidad. ¡Y no picotees!
  • Identifica el tipo de hambre. ¿Comes por hambre real o hambre emocional? A veces las emociones determinan que comamos sin tener hambre. ¿Sabes identificar cuándo tu hambre es física o emocional? Aprende a identificar si comes por aburrimiento, ansiedad o tristeza.
  • ¡Utiliza algunos trucos para disipar el hambre emocional!:si aparece de repente, no puede esperar y te indica claramente qué quieres comer, ¡es hambre emocional! Coge en control de tus emociones y busca algo que te distraiga: toma una infusión, haz un poco de ejercicio o medita durante 5 minutos. El objetivo es ¡distraer la atención!
  • Cuida el entorno de trabajo: la zona de trabajo es para trabajar. Si quieres comer algo hazlo en la zona destinada para este fin. Evita tener alimentos a la vista, hacerlo solo aumenta las ganas de comerlo sin ganas.
  • Evita ciertos alimentos: hay alimentos que no nos aportan nada nutricional mente. Son los ultraprocesados, aquellos ricos en azúcares y grasas. A cambio busca alternativas saludables como fruta fresca, yogur natural, frutos secos, fruta desecada o pan integral con aceite de oliva y tomate, entre otros.
  • Bebe agua. ¿Sabías que tener sed puede confundirse con tener hambre? Por eso antes de comer lo primero que encuentres, prueba a tomar un buen vaso de agua o tu infusión preferida y después valora si en realidad era hambre lo que sentías.
  • Haz ejercicio y aprende a parar la mente: ¡entrena tu cuerpo y mente! Sé consciente de tu organismo y tu mente y aprende a poner en duda lo que esta te indica. ¡Párala unos minutos! ¿Cómo conseguirlo?
  • Con 10 minutos de ejercicio suave como bailar, hacer cardio o unos estiramientos para relajar nuestros músculos, puede hacer que perdamos la atención.
  • Practica entre 5-10 respiraciones profundasprestando atención a la disposición de tu cuerpo y sintiendo como el aire entra y sale. ¡Toma conciencia del aquí y ahora.

 

Nunca es tarde para instaurar hábitos saludables ¿no crees?

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)