< volver

Consigue un pelo sano con la alimentación

Por Laura Pire, 30 de julio de 2013

Ya sabemos que para tener un pelo sano y fuerte tenemos que tratarlo bien en todos los aspectos: darle productos adecuados y poca batalla. Cuidados externos muy importantes. Pero todo esto sirve de poco si tenemos carencias nutricionales. Estar bien nutridos por dentro se nota por fuera, en la piel, las uñas y, por supuesto, en nuestro pelo.

  • Para un pelo brillante y nutrido, omega 3. Los ácidos grasos omega 3 son responsables de mantener un pelo nutrido y con brillo. Cuando alguien tiene el pelo reseco, la recomendación es consumir más pescado azul y nueces para garantizar este aporte.
  • Para un pelo bien enraizado, hierro. Cuando se tiene anemia, es habitual que el cabello se parta y se arranca fácilmente con el cepillado o al recogerlo con gomas o prendedores. Encuéntralo en las carnes rojas, las legumbres, espinacas, algas e hígado.
  • Para un crecimiento rápido, cinc. Es un mineral que necesitamos en muy pequeñas cantidades, pero es de los más directamente implicados en el correcto crecimiento del pelo. Interviene también en la renovación de las células asegurando la regeneración. También participa en la pigmentación del pelo, y esto hace que una deficiencia prolongada pueda acelerar el avance de las canas en personas con esta tendencia. Lo encontramos en los higos, plátano, berenjena, marisco, espárragos…
  • Para evitar las caspa, selenio. Proporciona también elasticidad y flexibilidad al cabello. Lo encontrarás en la yema de huevo, el atún, el brécol, el kiwi…
  • Para equilibrar la grasa del pelo, vitamina A. Mantiene el sebo del cuero cabelludo en su justa medida. Esto es importante para los que tienen el cabello seco. Un aumento de alimentos ricos en vitamina A, mejorará esta tendencia. Un déficit de vitamina A suele asociarse a una aceleración de la calvicie. Los huevos, aceites y verduras en general, son una buena fuente de vitamina A.
  • Para un cuero cabelludo oxigenado, vitaminas B. Concretamente las vitaminas B6 y B12 que participan en la producción de hemoglobina que lleva el oxígeno al cabello. Evita la caída de pelo y activa la circulación en la raíz. Búscalo en las carnes, legumbres, huevos y frutos secos.
  • Para mantener la hidratación, ácido fólico. La grasa es una cosa, y el agua, otra. La hidratación es fundamental porque protege el cabello cuando está expuesto al sol, conservando así su brillo y elasticidad. En verano, sobre todo, es importante aumentar el consumo de alimentos ricos en ácido fólico. Para obtenerlo, debes comer verduras de hoja verde.
  • Para mantenerlo joven, vitamina C. Es uno de los antioxidantes más potentes. Es básico para que el hierro se absorba bien. Podemos encontrarla en cítricos, fresas, frutas tropicales…

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)