< volver

Consumo de agua en la infancia ¿cuánta es necesaria?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 12 de septiembre de 2016

Consumo de agua en la infancia ¿cuánta es necesaria?


El agua es fuente de vida y resulta esencial para el adecuado desarrollo de las funciones de nuestro organismo.  Y es que el grado de hidratación tiene una clara influencia sobre la salud y algunos aspectos como las funciones cognitivas, el rendimiento físico o la tolerancia a la temperatura ambiental. Por este motivo, su consumo no solo es importante en los adultos, sino también en los más pequeños. Pero ¿sabes qué cantidad es la adecuada para tus hijos? ¿Quieres descubrirlo? ¡Quédate y te lo contamos en La Cocina de Alimerka!

Consumo de agua en los más pequeños

Las necesidades hídricas son diferentes dependiendo de la edad y la composición corporal. Así, los niños tienen una mayor necesidad de ingerir agua para equilibrar su balance hídrico. De este modo, la ingesta de agua será proporcional a la ingesta energética. A mayor ingesta, mayor necesidad de agua. Según los expertos, es aconsejable que los niños de menos de 9 años ingieran entre 800 y 1.6 litros, entre los 9 y 13 años, 1.9 litros, aproximadamente, y a partir de los 14 años, unos 2 litros diarios. Lo que supone entre 6 y 10 vasos de agua diarios. Y si te estás preguntando cómo puedes conseguir que beban esta cantidad ¡Te damos algunas pautas!

Trucos para que los niños beban más agua

Si hay algo que los padres saben bien, es que los niños no son los mejores consumidores de agua. Esto, en no pocas ocasiones, puede hacer que los escolares y adolescentes, consuman un exceso de refrescos o bebidas azucaradas y el consumo de agua, sea desplazado. Para que esto no suceda, te damos algunas sugerencias fáciles de llevar a cabo:

- Desde pequeños, acostumbra a tus hijos a beber agua cuando tengan sed. Deja los refrescos y zumos para ocasiones especiales.

Acostúmbrate a beber agua en las comidas principales y también fuera de ellas. Si tu hijo te ve tomar agua, es probable que se anime, tan solo por imitarte.

Haz accesible el agua. Coloca botellas de agua en sitios donde los niños tengan fácil acceso a ella. En su mesa de escritorio, en la mesita de noche o en una zona visible de la cocina.

Presenta el agua de manera atractiva. Elige un vaso o una botella bonita, que resulte de su agrado, y agrega trocitos de fruta de diferentes colores. Les llamará la atención y querrán probarlo. Eso sí, prefiere no emplear edulcorantes para no enmascarar el sabor del agua.

Promueve la ingesta de agua a través de actividades que motiven su consumo. Una buena forma, puede ser, contar con un calendario hecho por vosotros mismos y situarlo en la cocina. Así diariamente podréis ir rellenándolo con el número de vasos que bebe y felicitarlo por su esfuerzo. Le motivarás para que beba agua.

¿Te animas a probar? Hazlo con esta receta de agua de fresas con lima y jengibre o si lo prefieres, te damos otra opción, este agua de arándanos, frambuesas y un poquito de pepino.

Y si conoces algún otro truco para que los niños tomen agua, ¡cuéntanos en qué consiste!

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)