< volver

Cuando tenemos prisa o poco donde escoger

Por Laura Pire, 20 de febrero de 2014

comer poco

Es muy común preguntarse qué comer cuando hay prisa o pocas opciones. A veces por comodidad y otras pensando en no engordar se escoge el plato equivocado. Esto nos puede hacer pasar un mal rato o una digestión poco discreta. Podemos evitarlo si analizamos un poco las circunstancias.

Para escoger adecuadamente vamos a tener en cuenta varias cosas: debemos valorar si tenemos mucha hambre o poca, y si vamos a poder descansar después de comer.

Os presento hoy un dilema sencillo pero muy habitual de las personas que comen fuera de casa por trabajo sin saberlo con la anterioridad suficiente que les permita llevarse algo de casa: ¿y si tengo que escoger entre un plato inmenso de ensalada mixta con huevo y atún, y un bocadillo caliente de lomo con pimientos?

Si tenemos mucha hambre...

Conseguiremos más saciedad rápidamente y con confort sin escogemos el bocadillo. Los alimentos pasados por el calor llevan un proceso de predigerido que hacen que sean infinitamente más digestivos y saciantes que un alimento crudo o un pincho vegetal. La ensalada, por el frío que produce, nos puede dejar una sensación de comida “pachanguera” como si hubiera sido algo de emergencia sin fundamento. El bocadillo, sorprendentemente reconforta bastante más, teniendo peor fama.

Si vamos a poder descansar después de la comida del medio día…

Podemos permitirnos casi cualquier cosa: una ensalada fría que necesita reposo para digerirse correctamente y sin gases, tanto como un bocadillo.

Si no podemos descansar después de comer…

La cosa cambia porque cuando comemos con prisa a mediodía, es más fácil que cualquier cosa nos siente fuerte o nos dé sueño. ¿Habéis comprobado que si un día coméis solo una ensalada, a las dos horas después tenéis un hambre horrorosa de cosas dulces o café?, ¿os ha pasado alguna vez? Si la respuesta es afirmativa debéis saber que vuestro cuerpo está pidiendo comida cocinada, que aporte calor y que los nutrientes que se ingieran, vengan ya predigeridos gracias al proceso de cocción, cosa que los hace mucho más digestivos.

Comentarios (1)

 

Por alexandra, 27 de febrero de 2014

Muchas gracias por sus post. Leerla es un placer.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)