< volver

Cuidar la alimentación de los más pequeños en Navidades

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 23 de diciembre de 2015

Cuidar la alimentación de los más pequeños en Navidades


Los cambios de hábitos durante estas fechas, levantarse más tarde, la disminución de la actividad física o la ingesta excesiva, puede hacer que la alimentación de los más pequeños se resienta en estas fechas. Garantizar que lleven a cabo 5 comidas al día, no saltarse el desayuno y animarles a realizar algún ejercicio, son hábitos clave para conseguir que su organismo no se resienta estas Navidades. Si quieres saber cómo cuidar la alimentación de los más pequeños estas Navidades, quédate y te lo contamos en La Cocina de Alimerka.

• Respeta los horarios. No levantarse temprano para ir a la escuela o acostarse más tarde de lo habitual puede romper con buenos hábitos y  los horarios regulares, provocando alteraciones en los hábitos de alimentación y  también de ejercicio. Para evitarlo intenta que las modificaciones horarias sean las mínimas posibles o si se producen, que  solo sea en días señalados.

• Que no se salten el desayuno. Como ya sabéis, esta comida es una de las más importantes del día. Nos garantiza energía tras el largo ayuno de la noche y nos prepara para afrontar el día con energía. Además, se sabe que los niños y jóvenes que realizan un desayuno completo rinden más y mantienen mejor el peso a largo plazo. ¡A desayunar bien!

• Cuidado con los dulces. Estas fechas  son las preferidas de los más jóvenes de la casa, entre otras cosas, por la cantidad de dulces típicos y postres que podrán probar. Todos sabemos lo que les encantan a los niños y adolescentes los dulces. Por ello, es fundamental controlar los atracones y acostumbrarlos a consumirlos de una manera saludable y equilibrada. No les ofrezcas todos los días dulces, opta por otros postres más saludables a base de frutas o lácteos bajos en grasa. ¡Les encantarán!

• Vigila los atracones. Platos no habituales en su alimentación, comer fuera de casa y no ser tú quien les sirve la comida, puede hacer que tus hijos sufran los efectos negativos de una indigestión. Para prevenirlo, supervisa lo que comen, sin prohibirles nada, pero vigilando las cantidades. Y si aún así, presentan síntomas de indigestión, opta por ofrecerles alimentos suaves y fáciles de digerir, sin apenas grasa.

• Anímales a realizar ejercicio físico. Nada mejor para librarse de las calorías de más, que el ejercicio moderado. Además de ser saludable, resultará muy entretenido para toda la familia. Busca un deporte que podáis realizar todos como montar en bici,  jugar al tenis o simplemente salir a pasear. ¡Haz ejercicio y sé ejemplo de hábitos saludables!

• Para beber, ¡agua! Prefiere darles agua como bebida en todas las comidas, será una buena forma de que entiendan la importancia de un adecuado consumo de la misma en la dieta. No es aconsejable permitir que consuman refrescos todos los días, pues se habituarán y hacerles volver a tomar agua, será todo una odisea, además, no es lo más recomendable para su salud. Para las ocasiones especiales, puedes alternar los refrescos y optar por otras opciones como zumos, batidos o smoothies.

¡Y que nada les impida disfrutar de estas Navidades!

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)