< volver

Dieta Mediterránea para combatir los efectos de la contaminación

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 5 de septiembre de 2018

Alimerka

 

A pesar de pasar inadvertida, la contaminación ambiental tiene efectos nocivos para nuestra salud, pero… ¿sabías que la dieta puede ayudarnos a combatirlos? En concreto, la Dieta Mediterránea. Rica en sustancias antioxidantes y grasas cardiosaludables, esta forma de alimentarse tiene la capacidad de hacer que la contaminación sea menos nociva para nuestro organismo. De ella te hablamos hoy en La Cocina de Alimerka y te damos las claves para que la conviertas en tu aliado. 

 

Efectos de la contaminación en la salud

La contaminación es responsable de gran número de enfermedades respiratorias y cardiovasculares según indica la Organización Mundial de la Salud. Y los efectos más graves de una mala calidad del aire, se producen en personas que ya sufren algún tipo de enfermedad, niños y ancianos. Sin embargo, es posible disminuir sus efectos negativos y hacerlo a través de lo que comemos diariamente.

 

Dieta Mediterránea para combatir la contaminación

Si hay una dieta que destaca por sus múltiples beneficios para la salud, esa es la Dieta Mediterránea (DM). Además, en la actualidad, se señala como un patrón de alimentación muy adecuado para minimizar el efecto de los radicales libres en nuestro cuerpo como consecuencia de la contaminación ambiental. ¿El motivo? La DM es rica en antioxidantes y sustancias antiinflamatorias. Y puede intervenir de forma positiva en los efectos que la polución atmosférica tiene sobre nuestro organismo.

 

Claves para una dieta saludable y Mediterránea

Seguir una dieta como la DM, nos ayuda a alejar las enfermedades y mantenernos sanos, aún cuando las condiciones externas no son del todo favorables. Es por eso que te animamos a convertirte a la dieta Mediterránea y minimizar los daños de agentes externos en tu organismo. ¡Toma buena nota! 

 

  • Prioriza los alimentos vegetales. Frutas, verduras, hortalizas, semillas, legumbres o frutos secos deben estar presentes de manera habitual y a diario.
  • Pásate al aceite de oliva. Está lleno de antioxidantes y grasas de las buenas.  Y es una de las mejores opciones tanto para cocinar como para condimentar o consumir en crudo.
  • La mejor bebida: el agua. Es libre de calorías y es la mejor bebida para saciar la sed.
  • Consume cereales integrales a diario. Opta por las versiones integrales para obtener todos sus nutrientes y en el caso del arroz integral, remójalo previamente al menos 12 horas o hiérvelo en abundante agua.
  • Acuérdate de la leche y los lácteos. Son buenas fuentes de proteínas, vitaminas y minerales. Y algunos como los yogures, ejercen cierta acción probiótica.
  • Carne y pescado con moderación. Y es que estos no deben ser los ingredientes principales de nuestros menús, sino más bien los acompañantes de platos repletos de vegetales, cereales, legumbres o tubérculos.

 

¿A qué esperas para mediterránear? ¡Hacerlo será una apuesta segura para tu salud! Descubre más aquí

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)