< volver

Edulcorantes para cocinar. ¿Cuál es mejor?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 20 de julio de 2015


¿Qué edulcorante puedo utilizar como sustituto del azúcar? ¿Es seguro su uso para cocinar? ¿Pueden mezclarse diferentes tipos de edulcorantes en la misma preparación? Estas suelen ser algunas de las dudas que nos surgen cuando necesitamos sustituir el azúcar por un edulcorante que no aporte azúcar ni calorías. Para ayudarte a decidir cuál es el más idóneo, en la Cocina de Alimerka te contamos los diferentes edulcorantes que puedes encontrar, sus propiedades y para qué elaboraciones son mejores.


Diferentes edulcorantes para diferentes usos

¿Para qué lo vas a utilizar? La respuesta nos ayudará a elegir bien nuestro edulcorante. Dependiendo de si la elaboración es fría o caliente, elegir un edulcorante u otro, hará que nuestro plato triunfe o sea un fracaso rotundo. ¡Te lo contamos a continuación!


¿Frío o caliente?

Si tus preparaciones son frías y no van a sufrir ningún tratamiento por calor, puedes elegir alguno de los siguientes edulcorantes:

  • Aspartamo. Este edulcorante es una combinación de dos aminoácidos, la fenilalanina y el ácido aspártico. No aporta calorías y posee un alto poder edulcorante, pero si lo sometes a calor, su sabor dulce se pierde. Así que si vas a cocinar, ¡tenlo en cuenta!

  • Sacarina. Posiblemente sea el edulcorante acalórico por excelencia y de uso muy extendido en muchos alimentos. Ha endulzado miles de cafés, tés, bebidas y postres. Pero si la vas a utilizar para cocinar, ten en cuenta que debes estar acostumbrado a su sabor, ya que deja un residuo final con cierto gusto metálico y presenta cierta inestabilidad al calor, pudiendo dar como resultado un sabor dulce muy leve.

Si vas a someter a calor la preparación, entonces mejor elige entre alguno de los que te presentamos a continuación, ¡para que el resultado sea de diez!:

  • Acesulfame K. De sabor dulce y fresco que se deja sentir muy rápidamente. Este edulcorante sin calorías es muy estable al calor y muy soluble, por lo que es apto para líquidos. En ocasiones se emplea junto con otros edulcorantes como la sacarina, aspartamo o ciclamato, ya que reduce los sabores indeseados que pudieran presentar.

  • Ciclamato. Este edulcorante se emplea tanto como endulzante de mesa como para elaboraciones por ser muy estable a altas temperaturas. Además, al igual que el acesulfame, su combinación con otros edulcorantes, como la sacarina neutraliza sabores residuales.

  • Estevia. De origen natural y con gran aceptación en los hogares, si lo quieres emplear para recetas que necesiten calor, puedes hacerlo sin problema. Es estable hasta unos 200 grados de temperatura y además parece tener beneficios para las personas diabéticas, aumentando la tolerancia a la glucosa y rebajando sus niveles en sangre.


Busca el que mejor se adapte a tus necesidades y endúlzate el verano sin sumar calorías.
 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)