< volver

El riesgo de los centímetros de más en el abdomen

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 11 de marzo de 2019

Alimerka

 

¿Sabes qué sucede el próximo día 14 de marzo? Pues… ¡toma buena nota! Porque puede ser un buen día para reflexionar sobre nuestros hábitos y si estos son lo suficientemente saludables para nuestra salud o si podemos mejorar algunos aspectos para prevenir el riesgo de ciertas enfermedades, en este caso, las cardiovasculares. Y es que se celebra el Día Europeo de la Prevención Cardiovascular cuyo objetivo es precisamente animarnos a poner nuestro granito de arena y cuidarnos tanto como no sea posible. Y de eso de hablamos hoy en La Cocina de Alimerka, porque, ¿sabías que el riesgo cardiovascular se mide en la cintura? Porque la salud, ¡también está en el abdomen!

 Los centímetros de más en el abdomen, no solo cuestión de estética

Los centímetros de más, ¡cuentan! Y si hablamos de enfermedad cardiovascular, mucho más.  Porque actualmente se sabe que la cantidad de grasa que rodea nuestro abdomen (grasa visceral) es el mejor predictor de esta enfermedad. Y la razón, según indican en la Fundación del Corazón (FEC), es que esta grasa visceral no solo produce un aumento de volumen, sino que promueve el aumento del colesterol, los triglicéridos, el riesgo de padecer diabetes o un aumento de la tensión arterial, entre otros, y todos ellos, considerados factores de riesgo cardiovascular.

¿A partir de cuántos centímetros empieza el riesgo?

Según la FEC, el perímetro normal del abdomen se sitúa en 88 cm para las mujeres y 102 cm si se trata de hombres. Y medirlo es tan fácil como contar con una cinta métrica (mejor si es homologada), rodear nuestra cintura tras una expiración completa y realizar la medición del contorno tomando como referencia, el ombligo. Hazte con una cinta y ¡verifica si estás dentro de los rangos normales!

Consejos para mantener el perímetro abdominal a raya

Si ya has pasado la treintena, es probable que seas consciente de que la grasa tiene preferencia por determinadas zonas de nuestro cuerpo y la preferida, sin duda, es la barriga. Sin embargo, ¡no todo está perdido!. Porque podemos mantenerla a raya cuidando nuestra alimentación y moviéndonos lo máximo posible.  Algunos consejos:

1. Consume frutos secos a diario: con un puñadito (25-30 g) será más que suficiente. (Hacerlo reduce factores de riesgo como el colesterol, diabetes tipo 2 o síndrome metabólico).

 

2. ¡Dí sí a las legumbres!. Inclúyelas al menos tres veces a la semana en tu menú. (Una dieta rica en legumbres reduce el 14 % el riesgo de infarto y angina de pecho. Además reduce significativamente el colesterol “malo” y contribuye a controlar el peso por su alto aporte en fibra y bajo en grasas).

 

3. ¡Acuérdate del pescado azul!: salmón, sardinas, caballa o atún. Consúmelos al menos dos veces a la semana. Es rico en ácidos grasos omega- 3. ¡El mejor aliado para el corazón y la salud vascular!

 

4. Descubre las semillas. Lino, sésamo o pipas de girasol. Y benefíciate de su aporte en omega-3 vegetal y su contenido en fibra.

 

5. Frutas y verduras de temporada: están en su mejor momento y son fuente de antioxidantes que cuidan por dentro de tus venas, arterias y corazón. Un cítrico + 2 frutas y 2 raciones de verduras es la mejor forma de garantizar un consumo adecuado.

 

6. Muévete al menos 30 minutos diarios. ¡Camina, baila o salta! Estarás alejando de tu cuerpo los efectos nocivos de los factores de riesgo cardiovascular.

 

7. Sal y azúcar, en su justa medida. No sobrepases la cantidad equivalente a una cucharadita de café de sal (5 gramos / día) y el equivalente a unas doce cucharaditas rasas de azúcar (50 gramos / día). 

 

Para saber más sobre cómo prevenir factores de riesgo cardiovascular, visita este enlace de la Fundación Española del Corazón.

 

 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)