< volver

El síndrome del comedor nocturno

Por Laura Pire, 18 de junio de 2014

el sindrome del comedor nocturno

La anorexia y la bulimia son trastornos alimentarios muy conocidos que a todos nos suenan, pero últimamente empieza a incluirse en esta lista de alteraciones, el llamado síndrome del comedor nocturno. Es interesante conocerlo, para poder identificarlo.

Este trastorno emergente consiste en una alteración tanto de los horarios de las comidas como de las cantidades. Durante el día se ingiere poca comida y en cambio, por la noche se llega a consumir hasta el 60-70% de las calorías de todo el día. El comedor nocturno suele despertarse en varias ocasiones con la necesidad de comer. No come de forma abundante sino que come poca cantidad pero muy a menudo.

Como identificarlo…

Durante el día, estas personas se muestran bastante inapetentes. Suelen tener patrones alimenticios concretos como no desayunar o solo tomar café y al mediodía prefieren un tentempié rápido tipo sándwich para poder seguir trabajando. Cuando llegan a casa tras la jornada laboral es cuando realmente empiezan a tener apetito porque se relajan y escuchan como su cuerpo les pide comida para poder cubrir sus requerimientos nutricionales. Es entonces cuando empiezan a ingerir alimento, aunque el pico más alto de ingesta se produce durante la noche, una vez que todos ya se han ido a dormir.

Si se alarga esta conducta en el tiempo…

Las consecuencias de este trastorno son el insomnio y la obesidad. Comer demasiado por la noche alarga la digestión y esto provoca dificultad para conciliar el sueño. Además, la ansiedad por la comida tampoco permite dormir varias horas seguidas ni descansar lo suficiente. Este exceso de calorías que durante la noche no van a ser consumidas y se van acumulando.

Si el trastorno perdura en el tiempo, acaba un caso de exceso de peso u obesidad aparentemente normal, pero este componente nocturno marca la diferencia. Es importante dejar claro en las familias, que por la noche no se come. No es bueno normalizar esta conducta en las casas. Cuando un padre o madre se levanta a comer por las noches, a los hijos les va a parecer normal y si en su edad adulta sienten la necesidad de comer de noche, no les va a causar ninguna alarma.

En qué consiste el tratamiento…

Para tratar esta enfermedad es necesaria la intervención del nutricionista y el psicólogo. No hay que tener miedo, no se está loco, pero tampoco debemos esperar a que el problema se solucione solo. La persona que busca ayuda tendrá un tratamiento en el que deberá anotar en una plantilla de registro de alimentos cualquier alimento que tome y la hora en que lo haga. De esta manera el nutricionista podrá hacer un seguimiento de la ingesta y valorar como está siendo su alimentación y los errores que comete. También deberá anotar sus emociones y como se siente en cada momento para que el psicólogo pueda determinar el origen del problema y buscar un tratamiento conjunto.

Estudios recientes apuntan que este trastorno podría ser debido a una mutación en los genes que regulan los ciclos biológicos pero todavía hay mucho camino por recorrer en la investigación.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)