< volver

El tamaño de las raciones, ¿es importante?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 28 de octubre de 2015

El tamaño de las raciones, ¿es importante?


¿Sabes qué cantidad de cada grupo de alimentos has de comer para satisfacer tus necesidades de energía y nutrientes? ¿Deben comer la misma cantidad un adolescente y un adulto? Consumir la cantidad adecuada de los diferentes alimentos garantiza a nuestro organismo todos los nutrientes que necesitamos y permite no excederte o evita que nos quedemos por debajo de la cantidad necesaria. Si quieres conocer más sobre el tamaño de las raciones, quédate y te lo contamos en la Cocina de Alimerka.

Adaptar la cantidad a cada edad y actividad física. Comer lo que necesitamos en cada etapa, es necesario para permitir un adecuado desarrollo y crecimiento durante la infancia y adolescencia, y mantener un óptimo estado de salud en la edad adulta, así como prevenir enfermedades en la edad anciana. Si además realizamos ejercicio físico, estas necesidades estarán aumentadas.

¿Qué cantidad comer? En líneas generales es nuestro organismo quien nos indica qué cantidad debemos comer, avisándonos a través de la señales de hambre y saciedad que regulan la ingesta adecuada. En algunos casos, puede que estas señales fallen y nos hagan comer menos o más cantidad. Será entonces cuando deberemos prestar más atención y tal vez, buscar ayuda de nuestro especialista. Si este no es el caso, con tener en cuenta algunas pequeñas pautas bastará. ¡Te las contamos a continuación!

1. Garantiza una cantidad adecuada de frutas y verduras en todas las edades. Consumir al menos dos raciones de verduras al día beneficia tanto a jóvenes como mayores. Además rebaja la cantidad de otros platos, tal vez, menos saludables, equilibrando la dieta. ¡Consúmelas y enseña a tus hijos la importancia de su consumo! Y si tienes dudas sobre la cantidad que deben comer, piensa que la ración equivale a un buen plato de verduras u hortalizas o una pieza de fruta.

2. Reduce la cantidad de alimentos muy azucarados o con mucha grasa. Estos alimentos, por su composición, en muy poco volumen aportan elevadas cantidades de energía y otros nutrientes, que no suponen gran interés nutricional. Por ello, busca opciones más saludables o modera su consumo a unas pocas veces.

3. Proteínas, en su justa medida. Carnes, pescados o huevos deben estar presentes en nuestra alimentación semanal, pero tampoco debemos abusar. La mejor opción si comemos carne es no sobrepasar los 125 g (un filete mediano) o los 150 g de pescado (sin espinas) y si optas por el huevo, con una unidad será más que suficiente para garantizar una cantidad y calidad adecuada de proteínas.

4. Hidratos de carbono, mejor si son complejos. Garantizar unos 250 g de hidratos de carbono diarios, es una manera de mantener en pleno rendimiento nuestro organismo. Apórtalos garantizado un plato de legumbres, arroz o tomando pan en cada comida, de unos 50-60 g cada ración. ¡Si eliges los integrales, tu organismo de lo agradecerá!

5. Lácteos y derivados. Garantizar al día entre 2-4 raciones como yogur (una ración son dos yogures), un trozo de queso de unos 40 g. o un vaso de leche de unos 250 ml, será más que suficiente para un adecuado aporte mineral.

Ponlo en práctica, vigila la calidad y cantidad de tus alimentos, y ¡disfruta de cuidarte!


 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)