< volver

Embarazo y alimentación: motivos por los que cuidar lo que comes

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 3 de septiembre de 2018

Alimerka

 

Siete de cada diez embarazadas españolas no siguen hábitos diarios correctos de alimentación y ejercicio. Al menos, eso es lo que indican el estudio Cinfa “Percepción y hábitos de las mujeres españolas durante el embarazo”. Y es que esta etapa es decisiva para la salud del bebe. Por ello, en la Cocina de Alimerka queremos recalcar la importancia de seguir una alimentación saludable en todas las etapas de la vida, más aún, si la salud de tu bebé depende ello. Hoy te explicamos por qué es tan importante cuidar la alimentación durante el embarazo y algunas de las recomendaciones más importantes. ¡Son de lo más sencillo y tu salud y la de tu bebe te lo agradecerán!

 

Importancia de la alimentación saludable en el embarazo

Además de un control adecuado de la gestación y la lactancia, llevar una dieta adecuada durante el embarazo es esencial tanto para la salud materna como del bebé. ¿Conoces sus ventajas? ¡Te contamos algunas!

  • Para la madre: evita a reducir las molestias más frecuentes durante el embarazo: obesidad, diabetes gestacional, anemia y otras.
  • Para el bebé: reduce las posibilidades de presentar un bajo peso al nacer, el parto prematuro, defectos del tuno neural (espina bífida), bajo desarrollo neuroconductual, entre otros.

 

Comer por dos, un mito poco saludable

¿Piensas que durante el embarazo hay que comer por dos? Nada más lejos de la realidad, porque durante el embarazo tan solo es necesario ingerir entre 300 y 450 Kcal más de las necesarias habitualmente. ¿Cómo aportarlas? Básicamente aumentando la ingesta de alimentos vegetales como frutas, verduras, legumbres, semillas o frutos secos. ¡Te damos más detalles a continuación!

 

Pautas para una dieta saludable durante el embarazo

  • Corrige hábitos inadecuados. Los malos hábitos alimentarios pueden permanecer durante esta etapa, pudiendo dar lugar a problemas tanto en el bebé como en la madre. Para intentar evitarlos, limita el consumo de alimentos procesados, bebidas azucaradas, bollería y dulces, así como el consumo de carnes rojas, procesadas y todas las grasas de baja calidad.
  • Consume de manera habitual de frutas, verduras, lácteos, legumbres y cereales integrales. 
  • Incrementa el consumo de alimentos ricos en ácido fólico: legumbres, frutos secos, verduras de hoja verde oscuro o zumo de naranja.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en hierro, aunque este mineral se suplemente. En esta entrada te decimos cómo.
  • Evita riesgos. Cocina bien la carne, opta por pescados de pequeño o medio tamaño, lava bien las frutas y verduras, elige alimentos que si incluyen leche, sea al menos, pasteurizada y si consumes embutidos crudos o curados, asegúrate de cocinarlos bien antes de comerlos.

 

¿Aún quieres saber más? Aquí te dejamos un tríptico editado por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Dietética y Alimentación (FESNAD) donde se resumen de manera muy sencilla como poner todos estos consejos en práctica. 

 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)