< volver

Estrés, alimentación y salud vascular

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 13 de abril de 2018

Alimerka

 

¿Sabías que el estrés daña las paredes internas de venas y arterias? O que las personas que viven permanentemente estresadas, ¿tienden a descuidar su alimentación? Porque el estrés no solo produce cambios en nuestro organismo sino que también lo hace en nuestras elecciones alimentarias. Y esto, a la larga, puede pasarnos factura. Así que aunque no siempre nos resulte fácil librarnos del estrés, sí que podemos intentar minimizar sus efectos, prestando mayor atención a nuestra alimentación. Así que si te interesa descubrir cómo nos afecta el estrés y la forma de alimentarnos para combatir sus efectos, acompáñanos, porque de todo ello te hablamos a continuación en La Cocina de Alimerka.

Estrés e impacto en la salud vascular

Según los expertos, el estrés es malo para nuestro corazón.
Y es que según indican, el estrés emocional aumenta el riesgo de infarto en personas con arterias coronarias normales. ¿Cómo puede ser? Parece que la clave está en que vivir constantemente estresado modifica la síntesis de ciertas sustancias proinflamatorias que dañan la capa interna de las arterias y afectan a la coagulación sanguínea. Así que si tienes puesta toda tu atención al cuidado de tu cuerpo, tal vez debas empezar a valorar también el cuidado de tu mente, pensamientos y tus emociones. Porque como ves, ¡la salud emocional también afecta a la salud general!

Estrés y mala alimentación

Desinterés, falta de apetito o apetito extremo son algunos de los efectos del estrés en nuestros hábitos de alimentación. Porque vivir estresado altera nuestro patrón alimentario y puede inducir a déficits nutricionales que pueden pasarnos factura a la larga e incluso, favorecer que los efectos que te hemos comentado anteriormente se produzcan en una manera más rápida. Por eso es importante que no descuides tu alimentación. ¡Te damos algunas pistas a continuación!

Combate los efectos del estrés a través de una alimentación saludable

  • Llena de sustancias antioxidantes tus platos. Frutas y verduras serán tus aliados para conseguirlo, además son la opción perfecta para combatir procesos pro-inflamatorios del organismo
  • Declárate un fiel seguidor del Aceite de Oliva Virgen Extra. Siempre que puedas, úsalo en su forma cruda para mantener intacta toda la vitamina E y el oleocanthal. Una sustancia a la que se le atribuye la capacidad de combatir los procesos inflamatorios del organismo. 
  • Descubre todas las variedades de semillas y frutos secos que puedes encontrar. Son fuente de ácidos grasos insaturados, vitamina E, fibra y arginina. Esta última, es precursor del óxido nítrico. Una sustancia con acción vasodilatadora de venas y arterias, y antiagregante. Así que no lo dudes, e ¡inclúyelos de manera habitual en tu dieta!
  • Cereales, ¡mejor enteros! Porque los cereales de grano entero son ricos en hidratos de carbono de alta calidad y fibra. Esta última relacionada con una menor incidencia de enfermedad cardiovascular cuanto mayor es su consumo.

Y por supuesto, no te olvides de la esfera emocional. Busca tiempo para desconectar a través de actividades que te resulten relajantes y divertidas. Y no dejes que el estrés se apodere de ti. ¡Ganarás salud!

Y tú, ¿ya le has plantado cara al estrés?

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)