< volver

Evitar la salmonelosis en verano

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 1 de agosto de 2016


El aumento de las temperaturas, las comidas caseras fuera del hogar o los alimentos poco cocinados, pueden constituir un riesgo para garantizar la seguridad de los alimentos. Es el caso de la salmonelosis, de mayor incidencia en épocas de calor como el verano. Algunos alimentos como huevos, carne poco cocinada o cremas pueden ser algunos de los alimentos causantes. Así que si quieres prevenirla y saber qué medidas debes tomar este verano, quédate y te lo contamos en la Cocina de Alimerka.


Gestos que pueden ayudarte

  •  Evita las carnes picadas, huevos poco cocinados y los pescados. Si los vas a usar, cocínalos bien y si no los vas a consumir de inmediato, mantelos refrigerados a una temperatura menor de 8 ºC y consúmelos antes de 24 horas.
  •  Cocina bien los alimentos. Cocines lo que cocines, asegúrate de cocinarlo bien. Es la única forma de reducir la carga microbiana y por tanto, rebajar la posibilidad de que se contamine y produzca problemas. Así, para que un alimento esté bien cocinado debes garantizar que el centro de alimento ha alcanzado los 75 ºC.
  • Evita contaminaciones cruzadas. Mantén bien tapados los alimentos y evita que los alimentos crudos entren en contacto con los cocinados. Para ello prefiere guardarlos de manera separada en la nevera, colocando más arriba los alimentos cocinados y en la parte baja los crudos. Si además lo haces en recipientes herméticos, estarás garantizado que no haya contaminación cruzada.
  • En los bares, restaurantes o cafeterías, prefiere aquellos alimentos que estén correctamente refrigerados, pues aquellos expuestos a temperatura ambiente pueden resultar peligrosos.
  • En la playa, piscina u otras salidas al aire libre, no dejes nunca los alimentos preparados al sol o dentro del coche. Lo ideal es que los conserves en una nevera portátil, así evitarás sustos innecesarios. Lava cuidadosamente las frutas y hortalizas, especialmente si las vas a consumir crudas. Y si es posible, posteriormente pélalas o quítales aquellas partes difíciles de limpiar.
  • Si tienes que descongelar alimentos, hazlo siempre en la nevera o si tienes prisa en el microondas. Nunca lo hagas a temperatura ambiente o bajo el chorro de agua caliente.
  • Y por supuesto, antes de manipular cualquier alimento, lávate bien las manos.
     

Toma nota de estos pequeños gestos y ¡no te la juegues con la salmonella este verano! 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)