< volver

Frutos rojos, auténticas píldoras de salud

Por Laura Pire, 9 de abril de 2014

Frutos rojos, auténticas píldoras de salud

Hace unos días me anunciaron que a partir de ahora en Alimerka vamos a encontrar cuatro tipos de frutos rojos: arándanos, frambuesas, moras y grosellas. Es una buena noticia para todos: desde los perezosos para comer fruta, hasta los golosos que necesitan cuidarse y buscan algo dulce para darse un gusto saludable.

  • Los frutos rojos también se llaman frutos del bosque. Son la misma cosa.
  • Su peculiar color rojo, morado y negro está producido por las antocianinas. Éstas pertenecen a la familia de compuestos conocidos como flavonoides que actúan como potentes antioxidantes en el organismo, neutralizando los radicales libres que se producen por elementos oxidantes como los rayos UVA, la contaminación ambiental y de sustancias nocivas que hay en los alimentos. También protegen la visión, reducen la respuesta alérgica, mejoran la circulación de la sangre y la salud de las estructuras de sistema circulatorio en general.
  • Aportan el famoso acido elágico, con gran poder anticancerígeno demostrado. Previene el cáncer de boca, esófago y colon.
  • Se dice que un puñado de arándanos es igual a un 10% menos de posibilidades de hipertensión.

Una media mañana o merienda de lo más...

Cuando nos hemos pasado comprando fruta o estaba demasiado madura desde un principio, seguramente nos da cien patatas tener que tirarla. Pues aquí os va una propuesta para rescatarla y convertirla en un cóctel antiox perfecto. Trocea la fruta que necesites conservar con urgencia, métela en una bolsa de congelación y directa al congelador.

Cuando quieras una merienda rápida y muy fácil de tomar, haz una mezcla de trozos de frutas congeladas a tu gusto. Añade una pequeña cantidad de leche, ya sea desnatada, de soja, de arroz, de avena, la que quieras. Y culmina la receta incluyendo un puñado del fruto rojo que más te guste. Bátelo todo junto y tendrás un batido tipo smoothie de lo más sabroso y nutritivo. Solo una precaución. Si tienes el estómago delicado, las cosas muy frías o muy calientes hacen el mismo mal. Déjalo reposar unos minutos antes de sorberlo con ansiedad.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)