< volver

Granada, fruta de la fertilidad

Por Laura Pire, 16 de septiembre de 2014

granada, fruta de la fertilidad

Bajo una piel gruesa de tonalidades rojizas encontramos esos granos jugosos de color rojo intenso y sabor dulce, es la granada. Tiene trabajo el comerla, pero merece la pena sin duda. Un manjar conocido desde la antigüedad conocida como fruta de la fertilidad y a la que se le han al atribuido poderes afrodisíacos. Es una fruta procedente de la zona de Mesopotamia y Asia central introducida por los cartagineses a lo largo de todo el mediterráneo. En los distintos idiomas se la conoce por los nombres de magrana, milgrano o manglano entre otros. En oriente, es tradición regalársela a los recién casados para desearles que tengan mucha descendencia.

La temporada de esta fruta es en otoño e invierno, esta época de cambios climáticos que afectan a nuestro organismo y que podremos combatir gracias a los nutrientes antioxidantes que contiene la granada como las antocianinas. Unos pigmentos cuya actividad antioxidante es veinte veces superior a la vitamina C y ayudando a proteger los tejidos que recubren nuestros órganos también por su capacidad cicatrizante y regeneradora. Un potente aporte de polifenoles, unas sustancias que intervienen en la oxidación prematura de las células, actúan en la prevención de la degeneración macular y protegen de varios tipos de cáncer.

¡Un uso importantísimo, tomad nota!

La granada es rica en potasio, ácidos cítrico y málico poseedores de una acción antiséptica, antiinflamatoria y antioxidante. Es capaz de alcaliniza la orina ácida y favorecer la eliminación del ácido úrico, por eso se recomienda su consumo en caso de hiperuricemia, hipertensión, retención de líquidos y piedras en el riñón causadas por el ácido úrico.

  • Por su acción desinfectante y depurativa, se utiliza para tratar las afecciones del aparato digestivo.
  • Por su contenido en alcaloides, también se emplea como vermífuga para eliminar los parásitos intestinales.
  • Propiedades astringentes para controlar trastornos inflamatorios intestinales gracias a los taninos. Aunque los granos de esta fruta son dulces, dejan una sensación áspera en el paladar debido a su contenido en taninos.


La cantidad de hidratos de carbono que contiene es muy baja y su aporte en calorías equivale a unas 35Kcal por cada 100 gramos. Súper ligera. Pueden tomarla con control los diabéticos y también las personas que necesiten controlar su peso como fruta para media mañana o merienda.
Eso sí, cuidadito al pelarla para sacar los granos que su jugo tiñe la ropa y las manchas son muy difíciles de eliminar.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)