< volver

Grasas ¿son todas iguales?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 21 de septiembre de 2015

Grasas insaturadas.

 

¿Conoces los efectos en el organismo de las diferentes grasas? ¿Cuáles son mejores? o ¿Qué cantidad consumir? Las grasas son fundamentales para un adecuado desarrollo y funcionamiento del organismo, siempre empleadas de manera adecuada, y eligiendo aquellas que mayores beneficios ofrecen a nuestra salud. Si quieres saber más sobre ellas, en la Cocina de Alimerka te contamos porqué son necesarias, sus diferencias y qué cantidad nos recomiendan consumir los expertos. ¡Empezamos!

Grasas, ¿necesarias para la salud?

Las grasas no siempre han gozado de buena reputación extendiéndose la creencia de que cuanta menos comamos, mucho mejor, pero llevada al extremo, puede resultar contraproducente si lo que queremos es gozar de buena salud. Te explicamos el motivo: las grasas son necesarias para multitud de funciones en el organismo, intervienen en la construcción de membranas celulares, producen hormonas, refuerzan el sistema inmune o ayudan a fijar el calcio de los huesos y protegen órganos vitales, por todo ello, parece importante su consumo ¿verdad?

Tipos de grasas y su efecto en el organismo

La clasificación popular de las grasas ha sido la de “buenas” o “malas”, ¿te suena verdad? Nosotros preferimos hablar de grasas insaturadas y saturadas y los efectos que cada una de ellas tienen el organismo, ya que su impacto en la salud depende de cómo se usen y la calidad de las mismas.

  • Grasas insaturadas, incluyen los ácidos grasos monoinsaturados, típicos del aceite de oliva, aceites de semillas como girasol, soja o colza y los ácidos grasos poliinsaturados, típicos de los pescados azules y frutos secos e incluso algunas algas. Estas grasas tienen la propiedad de aumentar el colesterol HDL, y reducir el colesterol total y triglicéridos y la tensión arterial considerándose protector cardiovascular. ¡Deberán ser las que más consumas a lo largo del día!
     
  • Grasas saturadas, este tipo de grasas se encuentran en los alimentos de origen animal y su consumo elevado puede dar lugar a diferentes alteraciones metabólicas, siendo recomendable moderar su consumo. Dentro de estas, se encuentran también las Grasas trans, tal vez menos conocidas, proceden de animales rumiantes (carne, leche, etc.) o elaboradas por la industria alimentaria a partir de grasas insaturadas para la elaboración de productos de bollería o margarinas. ¡Pues bien!, ya sean saturadas o trans, su consumo debe ser más prudente, ya que sus efectos en el organismo son los contrarios a los de las grasas insaturadas, elevando los niveles de colesterol y rebajando el HDL “colesterol bueno”, entre otros. Opta por buscar productos con menor cantidad o ¡elabóralos tu misma! Si no sabes cómo, en nuestros talleres de cocina te damos algunos trucos, ¡anímate a participar!

 

Y, ¿qué cantidad consumir? 

Las recomendaciones actuales sobre el consumo de grasas son las de no superar una ingesta total del 35 % sobre el total de calorías ingeridas, prefiriendo un mayor consumo de grasas insaturadas, preferentemente a base de aceite de oliva, aceites de semillas, frutos secos y pescado azul y no sobrepasar el 8 % de grasas saturadas y consumir menos de 3 gramos diarios de grasas trans.

¡Revisa tu dieta e incluye las grasas que mejor le van a tu organismo!
 

Comentarios (2)

 

Por Ghm, 25 de noviembre de 2015

No me quedó muy claro , sólo hacen falta ejemplos de grasas trans , insaturadas e hidrogenadas

 

Por El equipo de nutrición de Alimerka, 15 de enero de 2016

Hola Ghm: A continuación te facilitamos algunos ejemplos de las grasas de las que os hablamos en el post y en qué alimentos puedes encontrarlos: Grasas insaturadas: frutos secos (nueces, almendras o avellanas), aceites vegetales y de semillas, como el aceite de oliva, girasol o colza y también en pescados azules (bonito, salmón, caballa, etc.), así como algunas frutas, como el aguacate. Grasas saturadas: en alimentos de origen animal, como sebo, tocino, nata o la mantequilla y excepcionalmente en alimentos vegetales como los aceites vegetales de palma y coco. Las grasas trans: las encontramos en algunos alimentos como snacks, bollería y repostería, y de manera natural y en pequeñas cantidades, en alimentos procedentes de rumiantes como la leche y su carne. Grasas parcialmente hidrogenadas: se emplean en productos de repostería, bollería, algunos snacks y margarinas, aunque cada vez se tiende a reducir su empleo. ¡Esperamos haber resuelto tus dudas!

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)