< volver

Haz un nuevo recorrido en el supermercado y compra mejor

Por Laura Pire, 21 de diciembre de 2012

¿Te fijas que cuando nos cambian algo de sitio en el supermercado nos volvemos locos buscando pero descubrimos nuevos productos? Este es el espíritu de este post. Apostar por una nueva forma de encarar la compra con la idea de escoger mejor e incluir novedades que pueden beneficiar nuestra nutrición y el bolsillo.

Haz el paseo inverso al habitual. Si entras siempre por el mismo lado, prueba a comenzar la compra por una zona en la que sabes que ahí no está lo que buscas. Mira antes de ir directo a los productos y alimentos envasados que siempre escoges. De esta forma, verás una variedad superior y marcas que no conoces que te pueda apetecer probar.

Empieza a comprar siempre por el producto fresco que vas a consumir en los próximos dos días. Es bueno tener planteado un menú para ir directamente a lo que necesitas. Esto te servirá para ahorrar. Si compras sin idea de lo que vas a cocinar, seguro que, en buena medida, cogerás productos con más densidad calórica, más caros y que no forman parte de una dieta organizada.

Investiga y compara las distintas marcas del mismo producto envasado. Si compras dos productos de cada alimento, por ejemplo dos botes de pimientos del piquillo, aprovecha siempre para llevar uno de ellos de la marca blanca para valorarla. En la marca blanca puedes encontrar verdaderas sorpresas en calidad y sabor.

La fruta debe comprarse en una cantidad ajustada. Este consejo va dirigido a los que son pocos en casa. Comprar para tres o cuatro días como máximo. A todos se nos ha perdido la fruta por comprar en exceso. Es mejor comprar poca cantidad pero dos veces por semana y de la mejor calidad, que acumular y tirar. Piénsalo bien. Merece la pena.

Prepara una pequeña despensa de congelados. La congelación es una perfecta opción para conservar los alimentos tanto ya cocinados por ti que irás sacando a lo largo de la semana, como para almacenar parte de la inmensa variedad de verduras, marisco y pescados que se pueden encontrar en la zona de congelados del supermercado. Los productos precocinados que también se presentan congelados, pueden salvarte de algún imprevisto aunque no deben ser la base de tu dieta.

La conclusión es que cuando hagas la compra con tiempo para recrearte en la variedad y las múltiples posibilidades, aprovecha, prueba y valora. Recuerda que la marca blanca te puede sorprender no solo por el precio, sino por la calidad.

Comentarios (1)

 

Por begoña, 25 de diciembre de 2012

un truco es preparar en una pequeña pizarra los menús para la semana y hacer la lista de los alimentos que necesitas. Los frescos se compran el día anterior. Os aseguro que se ahorra mucho dinero.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)