< volver

Importancia del consumo adecuado de vitaminas

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 23 de noviembre de 2015

Consumo de vitaminas.


Necesarias en pequeñas cantidades, las vitaminas desempeñan una función primordial en el mantenimiento de la salud. Son fundamentales para prácticamente todas las reacciones que se producen en el organismo y nos mantienen en plena forma. Una alimentación inadecuada o unas necesidades aumentadas, hacen que no siempre alcancemos la cantidad que necesitamos, produciéndose déficits. Para que no sea tu caso, en la Cocina de Alimerka, te contamos más sobre las vitaminas y en qué alimentos puedes encontrarlas. 

Vitaminas y salud

Las vitaminas son consideradas nutrientes esenciales, ya que la mayoría de ellas, solo las podemos conseguir a través de la alimentación. Su importancia radica en la capacidad de regular nuestro organismo y su déficit, produce efectos indeseables que pueden poner en riesgo nuestra salud.

¿Dónde puedes encontrarlas?

Todos los alimentos son fuente de vitaminas y el consumo equilibrado y variado de todos ellos, nos ayuda a conseguir la cantidad diaria que necesitamos. A continuación te indicamos qué vitaminas pueden encontrar en cada grupo de alimentos:

• Leche y derivados: son fuente de vitaminas del grupo B (B1, B2 y B3), ácido fólico y vitamina A. Consúmelos diariamente (2 a 4 raciones), tanto en forma de leche como derivados: yogur, cuajada o queso.

• Carne, huevos y pescado: La carne es una fuente excelente de vitamina B12, esencial para el sistema neurológico y evitar trastornos digestivos o diversos tipos de anemia. Los huevos por su parte, son ricos en vitamina A. Esta vitamina está implicada en la salud visual y nos ayuda a mantener la integridad de las mucosas y piel. Del mismo modo, el pescado también supone aportes interesantes de vitamina A, pero también vitamina D. Esta resulta de gran interés para el desarrollo y mantenimiento de los huesos, entre otras funciones. Así que, ¡alterna su consumo semanalmente!

Tubérculos, legumbres y frutos secos. Este grupo presenta gran cantidad de vitaminas, en el caso de los tubérculos, algunos, como la patata son fuente de vitamina C, las legumbres presentan cantidades elevadas de vitaminas del grupo B y los frutos secos destacan por su contenido en vitamina E, con acción antioxidante previniendo el envejecimiento prematuro.

• Verduras, frutas y hortalizas: Ricas en vitaminas, deben estar presentes en nuestra alimentación todos los días. Úsalas en primeros platos, como guarnición de los segundos e incluso para elaborar bocadillos saludables y como no, ¡de postre! Su consumo habitual garantiza casi todas las vitaminas que necesitamos, así que recuerda: ¡No te olvides de consumir al menos 5 raciones diarias!

• Pan, pasta y cereales:
este grupo es fuente de vitaminas del grupo B, implicadas en multitud de funciones de nuestro organismo y también vitamina E.

• Grasas y aceites: de consumo moderado, son esenciales para una buena salud en cantidades moderadas ya que permiten emplear aquellas vitaminas que necesitan un medio graso para su absorción y acumulación. Estas son las vitaminas A, D, E y K.
 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)