< volver

La importancia de repartir la energía a lo largo del día

Por Laura Pire, 27 de febrero de 2014

importancia de repartir la energía

Antes reflexiones de tanto calado como “Si mi cuerpo consume 1500 calorías al día, puedo invertirlas en fruta, en cocido madrileño o en milhojas, y no engordar.” Debemos saber que esto por desgracia no funciona así. La variedad en los materiales de los que nos nutrimos, no sólo son importantes para mantener la salud, sino que también necesitamos distribuirlos a lo largo del día.

La gestión que el organismo hace de cada toma, es una de poner en marcha la maquinaria y resulta muy beneficioso. Al igual que cuando tenemos una chimenea funcionando, le vamos echando troncos poco a poco según lo va pidiendo, pues al cuerpo humano también le va mejor así. ¿A que aún teniendo sitio, no meteríais todos los troncos del día de una vez en la chimenea? Tienes el equivalente a 1500 calorías de leña al día, vamos a distribuirlas con sentido.

Los picos de energía son un problema para muchas personas. De repente estás a tope de entusiasmo y media hora después te encuentras casi enfermo. Este ir y venir de la energía tiene que ver con una mala educación en los horarios de comidas. La solución está en respetar no solo los horarios de las comidas, sino en dejar bien separados estos espacios de tiempo sin tomar ningún alimento supuestamente light. Me refiero a cafés, bebidas light, chucherías sin azúcar y cosas de este tipo, aunque las anuncie la tele.

La fruta es un alimento saludable pero en exceso es una chuchería. Fuera de comidas sólo debemos tomar una o dos piezas en la media mañana y la merienda. Lejos de nutrir, cuando las tomamos fuera de comidas a cualquier hora, producen gases y maleducan nuestra alimentación.

Otra cosa que se corrige con una buena gestión de horarios es un organismo maleducado a nivel nutricional. ¿Conocéis a esa persona que necesita comer inmediatamente y si no, le da algo? Que al dar la una de la tarde tiene un humor de perros porque tiene hambre y no puede esperar. Si os sentís identificados es bueno que sepáis que el mono de comer lo que uno quiera cuando a uno le apetece, se pasa en tres días. Tres días con hambre y sensación de bajón que curan por completo este problema si tenemos un poco de voluntad. Cuando en nuestro discurso alimenticio utilizamos mucho el termino “necesito”, es que algo no va bien. “Parece como que necesito un café…”, “No me quites el pan a tal hora, que lo necesito…” Es una forma de expresarse que denota que creemos que el cuerpo pide y le debemos dar. Hay que imponerse un poco, que no pasa nada. Tenemos que intentarlo.

Comentarios (2)

 

Por alexandra, 27 de febrero de 2014

Un post muy didáctico. Muchas gracias Laura.

 

Por blanca peraita, 23 de mayo de 2014

Muy saludable

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)