< volver

La misteriosa flora intestinal

Por Laura Pire, 27 de julio de 2012

evaluación, nutriciónLo vemos en todas partes, la flora intestinal, las defensas, los gases, el antibiótico, el yogur… Son palabras clave en este tema que muchas veces conducen a confusión.

La flora intestinal es el conjunto de bacterias buenas que habitan en nuestro intestino creando un ecosistema muy especial. Pensemos en un huerto. Lechugas, tomates, alguna acelga, etc. Cada variedad ocupando su espacio y metabolizando su tierra. Existe un equilibrio entre los diversos tipos de bacterias conviviendo en armonía y cumpliendo varias misiones fundamentales para nuestra salud.

  • Ayudan a la síntesis de vitaminas K y del grupo B, encargadas de la correcta fabricación de glóbulos rojos y del metabolismo de la energía.
  • Las bacterias de la flora se relacionan directamente con el tejido del intestino para trasmitirle información sobre materiales tóxicos, virus y bacterias que no deben pasar por ahí. Son gestiones propias de un servicio de protección.
  • Hay estudios que prueban la existencia de una relación entre el hambre y la saciedad, con la salud del intestino grueso y su flora intestinal. Estos estudios afirman que algunos tipos de obesidad tienen relación con el mal funcionamiento del intestino y su flora.
  • El intestino posee enzimas especializadas para el metabolismo de algunos azúcares. En vez de ser digeridos en el estómago, se digieren en el intestino gracias a la flora intestinal.

Cuando tomamos un antibiótico, “matamos” la vida bacteriana para curar una infección, barremos sin querer la flora intestinal. Cuando esto sucede, es muy importante restablecer el equilibrio para proteger nuestra salud. Veamos de qué modo podemos hacerlo.

  • Yogurt natural entero. No recomiendo dosis diarias en pequeñas cantidades de bifidus especiales de marca. No hacen falta para nada. El yogurt corriente, es un caldito de bifidobacterias. El tipo más abundante en nuestra flora intestinal, que trabajan de forma anaerobia. Esto es: Los gases son el resultado de la respiración de las bacteria aerobias al metabolizar azúcares en nuestro intestino. Cuantos más gases tenemos, o estamos comiendo mal añadiendo demasiados azucares o tenemos un equilibrio dañado en nuestra flora. Las bifidobacterias trabajan sin soltar gases y estas son las buenas.
  • Otra forma de añadir bacterias buenas a nuestro intestino es tomar una tacita de sopa de miso con las comidas. Con una vez al día es suficiente. El miso es una pasta producto de la fermentación de la soja comúnmente utilizada en Japón. Es como un concentrado que se añade al caldo de pescado o vegetal, hirviendo creando una sopita muy rica, a mi parecer.
  • En la farmacia también hay preparados probióticos a base de bacterias vivas, bifidobacterias y acidofilus, para casos de necesidad urgente, que se instalan directamente en el intestino. Se usan cuando una gastroenteritis o un tratamiento antibiótico han sido demasiado debilitantes para la salud.

Comentarios (2)

 

Por ARMANDO, 9 de agosto de 2012

HOLA DESDE HACE 8 MESES CADA MES ME DAN INFECCIONES EN EL ESTOMAGO Y YA E TOMADO ANTIBIOTICO PERO LO QUE ME PASA ES QUE TENGO LA INFEECCION Y DESPUES TOMO EL ENTIBIOTICO PERO DESPUES CON CUALQUIER MAL COMIDA SE ME VUELVE A INFECTAR POR QUE?

 

Por Laura Pire, 17 de agosto de 2012

Hola Armando, ¿Tienes helicobacter pylori?, Es posible que te estén tratando ese problema. A veces se pone rebelde y cuesta eliminarlo. Sigue muy bien los consejos de tu medico y encontrarás la forma resolverlo. Un saludo y gracias por tu pregunta.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)