< volver

Las avellanas, el fruto seco de moda

Por Laura Pire, 5 de noviembre de 2013

Las avellanas, el fruto seco de moda

Es la época de avellanas y nos encantan. Nos gusta su sabor, las posibilidades que ofrece para crear platos tanto dulces como salados pero sobre todo, sus propiedades son de sumo interés para todos, especialmente para las mujeres. Veamos, por qué.

Los frutos secos tienen, en general, una composición química bastante similar, pero en la calidad de sus grasas es donde está la diferencia. Las nueces, por ejemplo, tienen unas grasas muy especiales e interesantes que se llaman monoinsaturadas y que superan la mitad de la grasas total del fruto. Son excelentes: reducen el colesterol total, aumentan el bueno y disminuyen el malo.

Las avellanas tienen más cantidad de ácidos grasos poliinsaturados como le sucede a la grasa del aceite de oliva que tanto se promueve su consumo. Actúan disminuyendo la cuota total de triglicéridos, fluidifican la sangre y ayudan a evitar coágulos previniendo los accidentes cerebro-vasculares o ictus.

Los estudios lo demuestran. Las mujeres que toman frutos secos de forma habitual en su dieta, tienen un 40 % menos de enfermedades cardiovasculares que las que no lo hacen. Esto tienen relación con la pureza de su vitamina E, una de los más potentes antioxidantes que existen. Eso si, la capacidad preventiva que tiene la vitamina E, es infinitamente mejor en forma de alimento que en forma de complemento dietético o pastilla. Así que es el momento de animarnos a merendar un puñadito de nueces como de unos 25-30 gramos, que tan solo aportan unas 180 calorías que junto a un café, hace una merienda muy agradable y nada hipercalórica. Esta forma es mucho mejor que la de picar a cualquier hora. Las calorías se multiplican y esa es la razón de su mala fama como alimento que engorda.

Para las mujeres embarazadas, las avellanas tienen un plus: una considerable dosis de ácido fólico que es tan necesario aumentar en esta época.

Para terminar las alabanzas a este fruto seco tan rico y tan asturiano, no debemos olvidar lo práctico que es encontrarse avellanas en las excursiones de otoño para ver el color de los bosques. Gracias al magnesio que aportan, el fósforo y el potasio, el esfuerzo muscular que hacemos en un buen paseo, se recupera rápidamente devolviéndonos la energía con un mínimo descanso.

Comentarios (2)

 

Por belen, 20 de noviembre de 2013

hola laura. te voy a decir mi desayuno y por favor dime si lo hago bien.un kiwi, 5 avellanas y una tostada de aceite de oliva virgen extra, lo de la fruta a veces la cambio por 2 mandarinas o un platano o una manzana. espero tu respuesta, gracias

 

Por Laura Pire, 26 de diciembre de 2013

Hola Belén. Es un desayuno estupendo. Añade también un líquido caliente como una infusión o un café si quieres. Te dará más saciedad. ¡Un saludo!

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)