< volver

Las propiedades deliciosas de las cerezas

Por Laura Pire, 12 de julio de 2013

Desde mayo y hasta finales de agosto tendremos a nuestra disposición las deliciosas cerezas y picotas. Parecen iguales, pero son distintas: las picotas dejan su rabito en el árbol y son algo más pequeñas y sabrosas, sin embargo las dos nos proporcionan los mismos beneficios:

  • La cereza es diurética, fuente de fibra y ácido fólico. No añade sodio a nuestra dieta y es baja en grasa saturada, de la mala. Estas cualidades hacen que sean ideales para ayudarnos a mantener el peso y mejorar el tránsito intestinal.
  • Su ausencia de sal y bajo contenido de grasa saturada hace que las cerezas sean un alimento muy recomendable para mantener la presión arterial y el colesterol en sangre dentro de los niveles normales.
  • Por su contenido en potasio (220mg cada 100 gramos de cereza) favorece la función cardiaca, el buen estado de los músculos y el sistema nervioso. También es una buena fuente de calcio (13mg por cada 100g) y por lo tanto, colabora en la recalcificación los huesos.
  • En su composición cabe destacar la presencia de antocianos, compuestos bioactivos muy antioxidantes que proporcionan a las cerezas el color característico. Además, contiene ácido elágico, un polifenol también antioxidante que actualmente está en estudio porque podría ser un inhibidor del crecimiento de las células cancerígenas.
  • Una ración de cerezas diaria de unas 10 – 15 (unas 35 calorías), nos ayudará a eliminar los radicales libres que originan los rayos del sol durante el verano, nutre nuestra piel, nos permite lucir un bronceado más bonito y una piel más tersa.
  • Por su contenido en folatos, la ingesta diaria en temporada es muy beneficiosa para la salud porque disminuye el cansancio, promueve el adecuado crecimiento del feto durante el embarazo, fortalecer nuestro sistema de defensas y es vital para la formación de células sanguíneas.
  • Las cerezas son una exquisitez para la que se me ocurre una recomendación. Comprad sólo las que vayáis a consumir ese día, porque seguramente os habréis comprobado lo fácil empezar a comerlas, pero lo difícil que es decidir parar.

Comentarios (1)

 

Por Marta, 15 de julio de 2013

Me encantan las cerezas... En general las frutas de verano me parecen auténticas golosinas, de las que además se comen sin sentimiento de culpa ... Tras leer esta información me animaré a que sigan formando parte de mi cesta de la compra! Gracias por tanta información interesante

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)