< volver

Lo que no debes hacer para compensar los excesos navideños

Por Laura Pire, 19 de diciembre de 2013

Lo que no debes hacer para compensar los excesos navideños

1. Si tienes varias comidas especiales en el mismo día (comida y cena), intenta respetar al menos los huecos entre ellas sin beber otra cosa que no sea agua.
Deja espacios para que el aparato digestivo pueda ordenarse y te hidrates con algo saludable y no con bebidas sociales. Es muy normal tener mucha sed cuando se come en exceso. El organismo necesita 1ml de agua para metabolizar cada caloría, por eso es importante aliviar la sed sólo con esta bebida sin más elementos que gestionar.

2. Si has tenido una comida de mediodía muy copiosa y larga, no te quedes sin cenar.
No sirve para nada bueno. Lo mejor es tomarse como mínimo una crema de verduras ligera más una fruta asada o una infusión digestiva. Evita la proteína si no te apetece, pero cena algo aunque no tengas hambre. Te sentará muy bien y lo tomarás sin darte cuenta.

3. Correr o hacer spinning no compensa una comida excesiva.
Muchas veces se cree que la comida excesiva “hay que sudarla”, y no es realmente así. Si quieres aprovechar el exceso de nutrientes provocado por una comida o cena especial, escoge un ejercicio tipo maquinas con pesas o natación, que ayudan a colocar las proteínas de sobra en el músculo y mejora la tonicidad.

4. No te pases un día a fruta después de la cena de Nochebuena o el día de Navidad.

Comer en exceso un día y no comer el siguiente o tomar únicamente fruta o zumos, sólo consigue crear una dinámica de hincha-deshincha que fomenta la tendencia de muchas personas a la rápida retención de líquidos y rápida eliminación. Esto muchas veces se confunde con adelgazar pero la grasa no está implicada en este proceso. Estas purgas no tienen la utilidad que se cree.

5. No te pongas a dieta radical los días que no haya celebraciones, simplemente come con orden.

Esto produce una situación similar a la explicación anterior. No sirve para nada más que para rebotar el peso rápidamente en cuanto volvemos a tener una comida normal, de trabajo con clientes o de fiesta. No merece la pena.

Comentarios (1)

 

Por alexandra, 19 de diciembre de 2013

Muchas gracias por sus consejos. A mí, concretamente, me sirven para desterrar mitos. Feliz Navidad!

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)