< volver

Los 7 superalimentos que tomamos en Navidad

Por Laura Pire, 12 de diciembre de 2013

superalimentos para navidad

Seguramente no somos conscientes del nivel de nutrientes que nos aportan por culpa de las malas lenguas. Son alimentos que forman parte habitual de los menús navideños y que por ser muy calóricos o ricos en grasas, pasan a formar parte de la lista de prohibidos o evitables. Si nos pasamos tres pueblos en las comidas de fiesta, por lo menos que sea con alimentos que nos surtan de nutrientes especiales en abundancia, y que el cuerpo los gestione a su gusto.

  • Los higos secos aportan 250 mg. de calcio por cada 100 gramos. Una cantidad más que considerable para ser un producto vegetal. Aprovecha para que las abuelas lo tomen y recompongan sus reservas de calcio, que nunca está de más.
  • El pitu de caleya es la proteína salvaje en la mesa. Una calidad excepcional de nutrientes que hace que nuestros músculos se alimenten con la mejor proteína. Acordaros que hay que encargarlo en Alimerka.
  • Las almendras y sus dulces, como el turrón, mazapán, etc., son otro ejemplo de riqueza en calcio (270mg por cada 100g), pero con el añadido de unos ácidos grasos insaturados de lo más saludables.
  • La piña es la fruta navideña por excelencia y no lo es por casualidad. Contiene un elemento muy digestivo, la bromelina, que es capaz de romper las fibras de proteína más potentes. Ideal para dar fuerza a la hormigonera que necesitamos por estomago en Navidad para después del cordero, del pitu de caleya, del capón o de lo que surja.
  • El marisco son minerales de primera línea con muy pocas calorías. Eso si, en el carro y las cabezas es donde está el colesterol. Ojo los que no puedan o deban, que no hagan como que no lo saben…
  • Las uvas y el vino. Por un lado, la fruta fresca que tiene un excelente poder depurativo e hidratante, y por el otro, el vino, que nos llena de antioxidantes y alegra el corazón en pequeñas cantidades, por supuesto.
  • Los caldos de carne y pescado. Los concentrados de nutrientes que forman los caldos son una bendición para las personas que tienen problemas para digerir las típicas comilonas. La sopita de pescado o la de cocido con sus fideos y toda la pesca, nunca mejor dicho, aportan todo lo necesario para una cena completa y supernutritiva. No tengáis pena por el que sólo cena un plato de sopa, que va servido.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)