< volver

Malabsorción intestinal a la fructosa. Consejos para adaptar la dieta.

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 30 de diciembre de 2015

Fructosa.


Quien convive a diario con algún tipo de intolerancia o alergia alimentaria, conoce bien las dificultades con las que nos podemos encontrar a la hora de elegir los alimentos que vamos a consumir. Si además, el tipo de intolerancia que se padece es poco frecuente, esto puede agravar aún más la inseguridad a la hora de comer. Es el caso de las personas que padecen malabsorción intestinal a la fructosa. En estos casos es fundamental eliminar de la dieta determinados hidratos de carbono como fructosa, sacarosa o sorbitol. Si quieres saber cómo y qué alimentos se recomiendan consumir, acompáñanos y te lo contamos en la Cocina de Alimerka.

Intolerancia a la fructosa ¿Qué es? 

La fructosa es un azúcar presente en las frutas, algunas verduras y hortalizas o la miel, entre otros alimentos. Y a pesar de que todos ellos son muy saludables, su consumo para algunas personas puede generar ciertos síntomas intestinales que hacen que deban reducir su consumo o incluso excluirlos de su dieta. Es el caso de la malabsorción de la fructosa, la dieta dependerá de si la malabsorción es total o parcial. Si es total, la dieta excluirá todos los alimentos que contengan estos azúcares, y si es parcial, la dieta deberá ser restringida en fructosa. En cada caso será un especialista quien lo diagnostique y establecerá la dieta acorde a la tolerancia y necesidades individuales de cada persona.

Dieta restringida en fructosa

Al contrario que ocurre con las personas celiacas, para las personas intolerantes a la fructosa, no existen alimentos específicamente diseñados, por lo que elegir los alimentos adecuados puede resultar una tarea compleja. Para ayudarte, te dejamos algunos consejos:

• Lee el etiquetado y la lista de ingredientes de todos los alimentos que adquieras. Lleva contigo una lista de todos los ingredientes que debes evitar y que tu especialista te habrá entregado.

• Si vas a consumir frutas, has de saber que las menos maduras poseen un contenido más bajo en azúcares y tal vez su tolerancia sea mayor. ¡Si las puedes tomar, tenlo en cuenta!

• Respecto a las verduras, si estas se cocinan en un medio líquido se perderán azúcares. ¡Recuerda no reutilizar el agua de cocción!

• Elige lácteos naturales. La leche, el queso o el yogur natural son alimentos que pueden consumirse sin problemas.

• ¿Carne o pescado? Ambos son aconsejables,  siempre en su forma fresca. Para que la dieta resulte equilibrada, ¡alterna su consumo a lo largo de la semana!

• Incluye cereales. El trigo, cebada, centeno, avena o arroz y sus derivados pueden consumirse siempre que para su elaboración no se hayan empleado azúcares o miel como sucede en el caso de algunos panes.

• Cuidado con los alimentos “sin azúcares”. Presta especial atención en la lectura del etiquetado de estos alimentos, pues puede ser que no sean los más adecuados por sustituir la sacarosa por otros edulcorantes como la fructosa.

• Frutos secos. Elígelos con cáscara y/o tostados y asegúrate de que no llevan miel u otros azúcares no aconsejados.

• Cuidado con los condimentos. Algunas salsas pueden llevar azúcares en su composición, por lo que antes de meterlos en la cesta de la compra, verifica que sea apto para tus necesidades.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)