< volver

Meriendas sanas y ricas

Por Laura Pire, 7 de junio de 2013

La merienda supone entre un 15 y un 20 por ciento de todo lo que ingerimos en todo el día. Es mucho, ¿verdad? Por eso es importante encontrar la clave para llegar a la cena sin excesiva hambre, teniendo energía para hacer las actividades de la tarde que nos hayamos propuesto, sin que nos produzca ansiedad por otros alimentos como jamón, chocolate, queso…
 
Una famosa organización defensora del consumidor hizo un estudio en el que se analizaron muchas de las típicas meriendas industriales y la conclusión ya os la podéis imaginar: demasiados azúcares sencillos de los que nos descalcifican, provocan caries y baja energía, también son escasos en hidratos de carbono complejos de los que nos hacer estar fuertes y saciados largo tiempo, tienen grasas saturadas camufladas, que estropean nuestras cañerías, e incluso cantidades altas de sal, increíble pero cierto.
 
Por eso vamos a plantearnos meriendas caseras, fáciles de hacer pero bien equilibradas y energéticas. Pero empecemos por el principio:
 
¿Qué nos debe aportar una merienda correcta?
 
La merienda debe aportar hidratos simples (dulces) y complejos (no dulces). Hidratación natural de los alimentos y pocas proteínas. Usaremos frutas y verduras preparadas especialmente para la causa así como cereales en forma de pan, de copos, de galletas o de repostería sana.
 
A mí personalmente no me gusta incluir proteínas en las meriendas cuando estamos intentando reducir algo de peso o hinchazón procedente de los excesos del fin de semana, pero si mantenemos el peso correctamente, no hay ningún problema en incluir un 30 % de la merienda en forma de proteína.
  • Un tazón de leche desnatada o de soja con cereales integrales de los ricos, que parece que lo integral tiene que ser soso o triste y no es así. El arroz inflado integral, por ejemplo, es riquísimo.
  • Tostadas untadas con tomate maduro y ajo con queso fresco del rico, tierno o jamón.
  • Macedonias de frutas variadas.
  • Una opción para el buen tiempo: helados caseros como polos de zumos de fruta o granizados
  • Fruta troceada aderezada con un yogur natural
  • Batido de fruta. Mezcla en la licuadora leche con fruta y añade una pizca de canela y nuez moscada. Sorpresa.
  • Bocadillos. El retorno de esta sana costumbre cada vez tiene más adeptos y que no resulta ningún problema. Un triangulito de sándwich con un poco de embutido y un zumo de frutas, me diréis si no apetece…
No podemos olvidar que cualquier momento es bueno para rehidratar el organismo. La merienda es una buena oportunidad, sobre todo en verano. Zumos de sandia, melón, nectarina, melocotón, etc.….

Comentarios (2)

 

Por Rita, 7 de junio de 2013

Que creatividad tan rica Gracias por refrescarnos la merienda

 

Por maria jesus, 20 de junio de 2013

hola laura estoy leyendo tu blog y queria hacerte una pregunta: tu como nutricionista que opinion tienes de hacer una merienda cena en dieta de adelgazamiento y a la hora de acostarse tomar un yogur o un vaso de leche vegetal?. Muchisimas gracias.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)