< volver

Neofobia: niños con miedo a probar nuevos alimentos

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 25 de marzo de 2019

Alimerka

 

¡No quiero! ¡No me lo voy a comer! “Puag”, ¡me da asco! Estas son algunas de las lindezas que los padres con hijos pequeños pueden escuchar a la hora de la comida. Y es que este momento puede ser bastante tormentoso cuando los niños se resisten a probar nuevos platos, sobre todo si estos incluyen verdura o pescado. Aunque a veces pueda tratarse de una simple pataleta, si la conducta persiste en el tiempo puede deberse a un trastorno denominado neofobia: miedo a lo desconocido. Suele presentarse en los pequeños de la casa pero, afortunadamente solo durante un tiempo por lo que, con ciertas estrategias y paciencia, pasará más pronto de lo que imaginas. ¿Sabías que este rechazo a probar nuevos alimentos es un instinto natural fruto de la evolución para protegerse frente tóxicos o sustancias nocivas? Hoy En la Cocina de Alimerka te hablamos de neofobia y te damos trucos para atajarla cuanto antes.

Niños caprichosos, ¿o con miedo a nuevas experiencias?

Los padres pueden confundir el miedo a probar nuevos alimentos de sus hijos con actitudes caprichosas. Sin embargo, esto puede deberse a la neofobia alimentaria. Ante la duda, ¿qué es lo que nunca se debe hacer? Obligarle a comer, pues esto genera más rechazo y más fobia a los alimentos. 

Consejos prácticos para romper con el miedo a lo nuevo

Según los expertos tan solo ofrecemos entre 4-5 veces un nuevo alimento hasta que decidimos abandonarlo y pasar a otro pero, ¿cómo podemos hacer para no rendirnos tan “rápidamente”? Ahí van algunos consejos:

  • ¡No te rindas! Presenta siempre los alimentos rechazados en la mesa para que el niño se familiarice con ellos. Los niños muestran más tolerancia a las comidas nuevas tras dos semanas de exposición, por lo que antes de eliminar un plato prueba a ofrecerlo entre 9 y 10 veces.
  • Sigue una dieta que incluya la mayor cantidad de alimentos diferentes. Esto te ayudará a normalizar alimentos muy diferentes dentro de la dieta de tus hijos.
  • ¡Llévalo a hacer la compra contigo! Podrás enseñarle los diferentes alimentos que existen y consensuar con él cuales elegir.
  • Destierra los premios y recompensas. Si empleas esta técnica le estarás dando a entender que el alimento es cuestión no es tan bueno como se lo queremos hacer ver, porque necesita una recompensa a cambio.
  • Reafirma lo que hace bien. Si ha decido probar un “poquito” aunque acto seguido lo haya escupido, dile lo bien que lo ha hecho y que la próxima vez seguro que conseguirá comer más.
  • ¡Hazle partícipe de la cocina! Es más fácil que quiera probar los alimentos si los manipula y cocina antes.

Y sobre todo, sé paciente. Con el tiempo, el miedo a lo nuevo desaparecerá y las aversiones alimentarias pasarán a ser un mal menor a la hora de las comidas.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)