< volver

Niños menores de tres años, ¿Qué alimentos no deben consumir?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 6 de febrero de 2019

Alimerka

 

Uvas, frutos secos o salchichas son algunos de los alimentos que forman parte de la lista negra de alimentos no aptos para menores de tres años. ¿El motivo? Su forma o textura hacen más probable el riesgo de obstrucción de las vías aéreas y el atragantamiento en los más pequeños. Y es que aunque los niños de más de dos años ya llevan una dieta variada, no todos los alimentos son aptos para ellos. ¿Quieres saber cuáles son y qué recomiendan los expertos? Si te interesa, acompáñanos porque te lo contamos en La Cocina de Alimerka.

 

Alimentos con alto riesgo de atragantamiento

Según las recomendaciones para la alimentación en primera infancia de cero a tres años elaborada por la Agencia de Salud Pública de Cataluña, los alimentos que pueden suponer un riesgo de atragantamiento en los menores son: uvas, manzana o zanahoria entera y los frutos secos. Además, los expertos indican que otros alimentos como las aceitunas, las salchichas, las palomitas de maíz, las uvas pasas, las verduras y vegetales crudos y los caramelos duros también pueden ser alimentos de riesgo en los más pequeños.

 

¿Por qué estos alimentos no son aptos?

Las características orofaríngeas y la menor eficiencia en la masticación de los niños de menos de tres años, hacen que los alimentos anteriormente enumerados puedan representar un peligro. Así es que la mejor forma de evitarlo es no ofreciendo estos alimentos hasta superada esta edad, y en el caso de algunos de ellos, ofrecérselos siempre modificando su tamaño o textura.

 

El caso de las verduras, las frutas y de los frutos secos

Algunas verduras, sobre todo, si se ofrecen crudas o poseen una textura dura, es recomendable ofrecerlas en un tamaño menor de un centímetro o cocinarlas para reducir su dureza. 

En el caso de las frutas, algunas como la manzana, la piña u otras de textura dura, es mejor ofrecerla en pequeños trozos de menos de un centímetro y elegir las variedades más blandas. En el caso de la piña, eliminar todas las partes duras dejando la carne blanda y ofrecerla cuando esté bien madura.

Por último, en el caso de los frutos secos su ingesta sí está permitida en menores, siempre que así lo indique el pediatra, si estos se trituran de manera que se haga una pasta fácil de masticar y libre de trocitos que se puedan escapar a las vías respiratorias.

 

Algunas ideas para incluir frutos secos de manera segura

 

Toma nota de nuestros consejos y no corras riesgos con la alimentación de tus hijos.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)