< volver

Nueve aspectos positivos de los lácteos en la infancia y adolescencia.

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 11 de noviembre de 2015

Aspectos positivos de los lácteos en la infancia y adolescencia.


Los lácteos son alimentos muy interesantes desde el punto de vista nutricional a todas las edades, cobrando aún mayor importancia durante la infancia y adolescencia. Completos y equilibrados por su composición, su adecuado consumo evitará posibles problemas futuros. Para que lo tengas en cuenta, en la Cocina de Alimerka te contamos nueve aspectos positivos del consumo de lácteos durante la infancia y la adolescencia. ¿Quieres saber cuáles son? 


1. Son completos y equilibrados. Los lácteos poseen una gran riqueza de nutrientes y además estos se consideran alimentos básicos y pilares de nuestra alimentación. ¡No deben faltar! Garantiza 2 a 3 raciones en la infancia y de 3 a 4 en adolescencia.

2. Poseen proteínas de alta calidad.
Con todos los aminoácidos esenciales, de ellos se dice que poseen proteínas de alta calidad y que por ello cuentan con la propiedad de complementar a otros alimentos que acompañan, como es el caso de los cereales o el pan. ¡Úsalos junto con otros alimentos!

3. Con acción protectora para nuestra salud. El consumo adecuado de lácteos se asocia con efectos protectores frente a la hipertensión, con acción antioxidante, capacidad para modular la respuesta inmune y ejercer un papel antimicrobiano. No les podemos pedir más ¿verdad?

4. Energía durante todo el día. Durante la infancia y adolescencia las necesidades energéticas y de nutrientes se encuentran aumentadas por el propio proceso de crecimiento. Por ello, la leche resulta muy adecuada en esta etapa por su contenido en hidratos de carbono, en los que predomina la lactosa. Esta hace que se digiera lentamente y le da cierto efecto saciante que hace de ellos un alimento esencial para garantizar de manera constante la energía y vitalidad que necesitan nuestros hijos durante todo el día.

5. Con calcio fácil de utilizar. Su calcio es uno de los que mayor facilidad para utilizarse por parte del organismo resulta. Esto es debido a la presencia de lactosa, vitamina D y una concentración adecuada de fósforo. Y para que así sea, garantiza un consumo de al menos 500 ml al día de leche y complétalo con otros derivados.

6. Es fuente importante de vitaminas. Destaca la presencia de vitaminas del grupo B, pudiendo llegarse a cubrir sus requerimientos diarios a través del consumo adecuado de estos. También presenta vitaminas A y D, que van a depender del tipo de leche (entera, semi o desnatada).

7. Con un aporte calórico moderado. La cantidad de kilocalorías que aportan estos productos varían dependiendo del tipo de leche, evidentemente cuanto más graso, más calorías. Opta por lácteos semi o desnatados si es necesario disminuir la ingesta de grasa y calorías.

8. Complementan otros alimentos. Los lácteos y sus derivados, mezclados con otros alimentos como pan, patatas, cereales o fruta, ayuda a completarlos y hacerlos más completos nutricionalmente. Además resultan una buena elección como postre o para hacer tentempiés saludables.

9. Fáciles de tomar. Por sus diferentes formas de presentación son un alimento fácil de llevar y de tomara a cualquier hora. Así si los tienen a mano, dejarán de lado otros alimentos menos saludables.
 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)