< volver

¿Por qué es mejor masticar los alimentos que beberlos?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 8 de octubre de 2018

Alimerka

 

Te has preguntado en alguna ocasión, ¿si es lo mismo tomarte una fruta en pieza que hacerlo en zumo? O ¿Si es lo mismo tomarse una ensalada que hacerlo en forma de licuado? Y es que masticar los alimentos no es lo mismo que bebérselos. ¿El motivo? La eficacia del proceso de la digestión y la cantidad de alimento consumida. ¿Quieres saber más sobre sus diferencias? Acompáñanos porque te lo explicamos a continuación en La Cocina de Alimerka y también te damos algunas ideas para poder disfrutar tanto de los alimentos enteros, como en zumo, triturados o licuados. 

 

La importancia de masticar los alimentos

Masticar los alimentos mejora el proceso de la digestión, pone en marcha todo el proceso de digestión y prepara los alimentos para su llegada al estómago. En definitiva, hace la digestión más eficiente. Además permite al cerebro modular las señales de hambre-saciedad. ¿Qué significa esto?  Pues que cuánto más masticamos los alimentos, más fácil resulta que el cerebro nos vaya indicando que nos estamos llenando y dejemos de comer.

 

¿Qué sucede cuando en vez de masticar, bebemos los alimentos?

Los alimentos triturados, licuados o en zumo, suelen necesitar mayor cantidad de alimento para su elaboración, por lo que su aporte calórico es mayor.  Además estos se digieren más rápido y por tanto, entran antes al torrente sanguíneo, pudiendo producir picos de glucosa, ya que suelen aportar más cantidad de azúcares y menos fibra.  Un ejemplo de ello son los zumos naturales: un zumo de naranja natural, como mínimo, suelen necesitar dos naranjas, sin embargo, si optamos por tomar la naranjas enteras, con una, es probable que sea más que suficiente para saciarnos y tomarnos dos, sería casi un esfuerzo. 

 

¿Significa esto que es mejor evitar los alimentos como zumos o licuados?

Para responder la pregunta, nos remitimos a las recomendaciones de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), que recomienda el consumo de al menos 3 piezas de frutas frescas. De estas, indica que los zumos pueden suponer una de ración al día, a excepción de los niños menores, en los que aconseja papillas licuadas o zumos sin colar. Es decir, los zumos o licuados a base de frutas y verduras tienen lugar dentro de una alimentación equilibrada, siempre y cuando, no sustituyan el consumo de estas, sino que se combinen con formas enteras o troceadas que necesiten ser masticadas. ¡Te damos algunas ideas a continuación!

 

Ideas para combinar alimentos licuados y enteros

 

Y tú, ¿ eres más de beber o de comer este tipo de alimentos?

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)