< volver

Prevenir carencias nutricionales en la infancia

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 3 de febrero de 2016

Prevenir carencias nutricionales en la infancia


La infancia es una de las etapas más importantes de la vida. Nuestro cuerpo está en pleno desarrollo y la salud futura va a depender en gran medida del tipo de alimentación que se siga en esta etapa. Llevar una dieta equilibrada, adaptada a las demandas nutricionales de este periodo e inculcar hábitos alimentarios y estilos de vida saludables, será fundamental para conseguir una salud de hierro. Y para que así sea, en la Cocina de Alimerka os damos algunos consejos para prevenir carencias nutricionales durante la etapa infantil.

Carencias nutricionales más habituales. Cualquier desequilibrio alimenticio, por defecto o por exceso, puede tener repercusiones en la salud de los más jóvenes. Un consumo excesivo de grasas saturadas y  azúcares junto con una baja ingesta de frutas, verduras o lácteos pueden acarrear déficits de algunos minerales o vitaminas. Los más frecuentes son el déficit de hierro, vitamina D, ácido fólico, y vitaminas A, E, D y C. Además, no es nada infrecuente un bajo consumo de omega-3.

Prevenir déficits nutricionales

Hierro. Cuidar los alimentos que les damos será primordial para evitar déficits de este mineral. Dales fuentes de hierro tanto de origen animal como vegetal. Combina un plato de legumbres con un filete de carne y de postre, ofréceles frutas ricas en vitamina C, para aumentar la absorción del hierro.

Vitamina D. Según un estudio reciente el 100% de la población infantil no llega a cubrir diariamente la cantidad de vitamina D que necesita. Probablemente debido a una baja ingesta de pescado y frutas y verduras. Introduce todas las semanas pescados grasos (al menos 2 raciones semanales), leches y derivados, así como huevos o mantequilla, y evitarás carencias de esta vitamina.

Vitamina E. Utiliza aceites de semillas, germen de trigo, aguacate o frutos secos como almendras, nueces o semillas de girasol en tus elaboraciones. Estarás enriqueciendo tus platos en vitamina E ¡Prueba con esta mantequilla de almendras casera, no quedará nada!

Vitamina C.  Haz que empiecen el día con un zumo de naranja, un kiwi o un buen puñado de fresas frescas. ¡Conseguirás que tomen la cantidad de vitamina C diaria recomendada! Y es que los cítricos ofrecen muchos beneficios durante esta etapa.

Vitamina A. Esta vitamina es esencial en la visión, la función inmunitaria y la salud de mucosas y piel, entre otros. Garantiza un consumo adecuado a través de alimentos animales como pescados grasos, huevos o leche, y también vegetales, frutas y verduras de colores intensos, ¡hará que no les falte ni un gramo de esta vitamina!

Omega-3. Consigue que los consuman a través de pescados azules y frutos secos, para un adecuado desarrollo del cerebro y las funciones cognitivas, además parecen relacionarse con menor desarrollo de alergias y enfermedades autoinmunes.

Ácido Fólico. Esta vitamina del grupo B es necesaria para que el rápido crecimiento celular típico durante la infancia se produzca de manera adecuada. Para ello, garantiza alimentos vegetales de hoja verde diariamente, así como hígado y legumbres.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)