< volver

Sal, consejos para saber cómo reducir su consumo

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 15 de febrero de 2016

Sal, consejos para saber cómo reducir su consumo

 

¿Sabes qué cantidad de sal deberías consumir diariamente? ¿Qué alimentos son los que menor contenido de sal tienen? O ¿Cómo controlar a ingesta de sal? Consumir más cantidad de sal de la recomendada, puede acarrear consecuencias negativas para nuestra salud. Es el caso de la hipertensión arterial y la enfermedad cerebro vascular y cardiovascular. Y como sabemos que este año te has propuesto cuidarte más, en la Cocina de Alimerka te lo ponemos fácil y te damos algunos consejos para que puedas reducir su consumo. ¿Te interesa? ¡Quédate y te lo contamos!

Sal, necesaria en pequeñas cantidades. A pesar de que las recomendaciones cada vez son más restrictivas con la cantidad de sal que nos aconsejan consumir, debemos saber que la sal también es necesaria para el adecuado funcionamiento de nuestro organismo. Regula en contenido de agua de nuestro organismo, controla el impulso nervioso y su equilibrio con el potasio nos ayuda a mantenernos hidratados. Como ves, es fundamental, pero ¡siempre en pequeñas cantidades!

¿Qué cantidad de sal debemos consumir? Aunque las necesidades fisiológicas de sal varían con la edad, sexo, actividad física y estado fisiológico o de salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda no sobrepasar los 5 gramos de sal al día en adultos, 3 gramos en menores de siete años y no más de 4 gramos en menores entre los siete y diez años al día. ¿Cómo conseguirlo? Primero debes proponértelo y después, aprender pautas sobre cómo llevarlo a cabo. ¡Te contamos algunas a continuación!


Pautas para reducir el consumo de sal

En casa:

Controla el consumo de sal desde la infancia. El gusto por la sal se adquiere en edades tempranas y es posible educarlo. De esta forma, favoreces que tus hijos consuman y elijan alimentos menos salados.

Agrega sal una vez cocinado el alimento. Tal vez el plato final no necesite que le agregues sal. ¡Pruébalo! y si lo notas soso, puedes agregarle un poquito de sal. ¡Visita este enlace para conocer algunos consejos sobre cómo agregar sabor a tus platos sin agregar sal!

 

En el supermercado:

• Aumenta el consumo de alimentos frescos. Frutas, verduras, carnes o pescados, poseen menor contenido en sal y algunos son ricos en potasio.

Dedica tiempo a leer el etiquetado de los alimentos. Este gesto, te permite elegir alimentos con menor contenido en sal. ¿Sabes cuándo se considera con alto o bajo contenido en sal? ¡Toma nota! Un alimento posee mucha sal cuando posee 1.25 g de sal / 100 g de producto y poca sal cuando presenta 0.25 g de sal /100 g o menos. ¡Un truco! Si en el etiquetado del alimento consta la cantidad de sodio, pero no de sal, calcúlala multiplicando por 2.5.

Y tú ¿ya has empezado a cuidarte?
 

Comentarios (1)

 

Por Lorena Stefania Dulce , 4 de marzo de 2016

Muy interesante

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)