< volver

Sal y azúcar. Innecesarios en nuestra dieta

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 4 de julio de 2018

Alimerka

 

¿Es posible vivir sin sal ni azúcar? O su función, ¿tan solo radica en generarnos placer y dar sabor a nuestros platos? Y es que ambos componentes están presentes de manera natural en los alimentos, así es que si podemos reducir su consumo, estaremos evitando un consumo excesivo de estos dos nutrientes de los que nuestro cuerpo necesita una cantidad, en muchas ocasiones, menor de la que ingerimos para funcionar de manera adecuada. Hoy en La Cocina de Alimerka te traemos algunos trucos para intentar reducir su aporte y evitar los efectos secundarios de una ingesta excesiva.

Reducir la ingesta de sal

La sal es un potenciador del sabor y como tal, ayuda a realzar el sabor de muchos alimentos, pero su ingesta, es más una cuestión de paladar que de necesidad fisiológica. Es por ello, que es importante controlar su consumo desde la infancia ya que como indican desde el Plan Cuídate + puesto en marcha por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), el gusto por la sal se adquiere y es posible educarlo. ¿Cómo podemos hacerlo? Ahí van algunos consejos:

  • Consume alimentos frescos y no añadas sal antes de cocinarlos. Hazlo al final y en su justa medida y solo, si no te agrada su sabor sin sal e intenta ir reduciendo su cantidad progresivamente.
  • En niños, evita el uso de la sal en los alimentos. Estos ya contienen la que necesitan.
  • Usa especias para realzar, potenciar y dar sabor a los alimentos.
  • Y si usas conservas en salmuera, lávalas bien antes de usarlas. 
  • Reducir la ingesta de azúcar

Al igual que sucede con la sal, los alimentos contienen azúcares presentes de manera natural. Y por tanto, no es necesario que la añadamos. Sin embargo, muchos alimentos la llevan adicionada y su consumo puede resultar excesivo. Y es que el azúcar nos gusta y su consumo nos genera un inmenso placer. Tanto es así que la AECOSAN alertaba de que los españoles consumimos una cantidad excesiva de azúcar. Concretamente unos 78.1 g diarios, cuando las recomendaciones de la OMS se han establecido en 50 g al día. ¿Qué podemos hacer? Tal vez sea hora de intentar rebajar la dosis. ¡Te damos algunas claves!

  • Cuando tengas sed, elige agua. Es la mejor bebida para acabar con la sed. ¿No eres muy asiduo al agua? Entonces entra aquí. Te dejamos algunas bebidas con las que tomar agua no será un problema.
  • No uses azúcar si no es necesario o utiliza la menor cantidad posible.
  • Lee el etiquetado de los alimentos que adquieres. Aprende a interpretarlo aquí. Podrás elegir de manera informada la mejor opción para ti y los tuyos.

Y es que reducir su ingesta, tan solo ofrece beneficios para tu salud. Y si ya lo has conseguido o estás en ello, cuéntanos tu experiencia. ¡Queremos conocerla!

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)