< volver

¿Salvar el planeta con la dieta mediterránea?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 27 de marzo de 2019

Alimerka

 

¿Pueden nuestros hábitos de alimentación ayudar a reducir el impacto medioambiental sobre el planeta? Así parece según un estudio de la Universidad de Navarra que señala que reducir el consumo de productos de origen animal y aumentar el de los de origen vegetal supone un menor uso de recursos y, por tanto, de emisiones dañinas para la capa de ozono. Comer con conciencia medioambiental puede ayudarnos a cuidar nuestra salud y también la de nuestra Tierra y, curiosamente, la dieta mediterránea es perfecta para ello. ¿Te sumas a practicarla? 

Decálogo de nuestra dieta más sostenible y saludable

  • ¡Pásate a los vegetales! Si por algo destaca esta forma de alimentación es por su abundanciaen frutas, verduras, legumbres, frutos secos y especias entre otros. Haz de ellos el ingrediente principal de tus comidas y cocínalos de manera tradicional. Si lo necesitas, ¡desempolva el recetario de la abuela!
  • Cereales. Trigo, maíz, arroz o avena son algunos de los más habituales en nuestros platos, pero hoy te vamos a recomendar que los alternes con sus versiones vegetales (su contenido nutricional es mucho más interesante). Si todavía no le has cogido el tranquillo a cocinar el arroz integral, descubre el quid aquí.
  • Frutos secos, semillas y aceitunas. Sus grasas de alta calidad, y su contenido en sustancias antioxidantes las convierten en las joyas de la “corona” mediterránea.
  • Aceite de oliva. Su estabilidad al calor lo convierte en uno de los mejores tanto para consumir tanto en crudo como para freír. ¿Quieres conocer más beneficios de su consumo? Descúbrelosde la mano de la Fundación Española del Corazón (FEC).
  • Pescado.Prepárate, al menos, dos raciones a la semana, y si es posible que proceda de fuentes sostenibles.Todo en el son ventajas: escaso contenido de grasas saturadas, una importante proporción de ácidos grasos omega-3 y vitaminas A, D, E o B6 y B12.
  • Lácteos. Su consumo moderado ayuda a preservar la salud intestinal debido a su contenido en probióticos, además de un aporte extra de minerales.
  • Fruta fresca. Además de todas las vitaminas, minerales y fibra que portan, sus antioxidantes ayudan a prevenir la aparición de enfermedades.
  • Agua. Si pensabas que era el vino, debemos decirte que, en realidad, la bebida por excelencia del Mediterráneo es el agua. Hidrata nuestro organismo y hace que este desarrolle sus funciones con normalidad.

 

Dado que la dieta mediterránea no solo comprende una forma de comer, sino de vivir y sentir, acompaña este decálogo de las actividades que mejor te hagan sentir. Si tú te cuidas, estarás cuidando el planeta también.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)