< volver

Tipos de azúcares y cuándo son buenos

Por Laura Pire, 10 de abril de 2012

alimentos sustitutivos de azúcarSi en la etiqueta de un alimento leemos que contiene azúcares, ya no nos parece sano, ¿verdad? Hay que saber que existen varios tipos de azúcares y debemos conocerlos. Algunos solo aportan disfrute a la dieta en forma de sabor dulce, y otros son la base de nuestra alimentación y siguen llamándose igualmente azúcares. Por cierto, os habréis fijado que siempre me refiero a dieta cuando hablo comidas o alimentos, y es que la dieta de una persona define la alimentación en general. Esa dieta puede ser adelgazante, basal para mantenerse en peso y su vida cotidiana, vegetariana, deportiva, etc. Que la palabra dieta no suene siempre a adelgazar, que no es así.

Me gustaría que aprendamos poco a poco como evitar los prejuicios que tenemos sobre algunas palabras usadas habitualmente en alimentación. La palabra “azúcares” es un buen ejemplo.

Los azúcares o hidratos de carbono son el principio inmediato que nos da la energía para que se desarrollen todas nuestras funciones vitales. Son el elemento más cercano a la molécula de energía más básica, el atp, auténtico alimento celular, la pieza más pequeña del puzzle.

Para llegar a este punto el organismo metaboliza, es decir, saca lo importante del alimento para quedarse con la parte útil y elimina el residuo que ya sabéis todos de qué forma. La parte útil, la energía en forma de glucosa, pasa a la sangre y se pasea por todos los órganos, estructuras y músculos preguntando si les hace falta alimento.

Según la estructura de cada azúcar, del más simple al más complejo, nos encontramos con la fructosa, la glucosa, la sacarosa (azúcar blanca) y podríamos terminar por el arroz, la pasta, el pan o las legumbres.

Si os fijáis bien, la diferencia más notable entre el azúcar blanca o unas lentejas es el sabor dulce. Todos son azúcares. Por eso, la pasta, el arroz o el pan también pertenecen a los “dulces” pero no saben dulce.

  • Monosacáridos y disacáridos. Azúcares de una o dos piezas del puzzle:
    • Para metabolizarlos es facilísimo. Se separa cada pieza y a usarse.
    • En este grupo tenemos partes de las frutas, los dulces en general basados en sacarosa (azúcar blanca) la miel, y cualquier alimento que en su contenido esté el azúcar en cualquier variedad (glucosa, manosa, fructosa, sacarosa, dextrosa, etc.
  • Polisacáridos. Azúcares formados por un montón de piezas de puzzle:
    • Son dulces que no saben dulce.
    • Estos son los buenos, los que el organismo necesita trabajárselos despacito, extrayendo suavemente su energía para estemos activos y sin hambre durante mucho tiempo.
    • En este grupo están las pastas, los arroces, legumbres, patatas, frutos secos, cereales en general…
    • Si además, los usamos integrales todavía conseguimos una cadencia mayor en la absorción de la energía. Tenemos menos hambre, nos llenamos de vitamina B, que alivia el estrés y nos ayuda a descansar y además, hidrata nuestra piel y nos ponemos guapísimos.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)