< volver

Tomate frito casero para mejorar la salud intestinal

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 2 de noviembre de 2018

Alimerka

 

¿Eres fan del tomate en todas sus modalidades? Si es así, tenemos buenas noticias para todos los amantes del tomate. Porque, ¿sabías que el tomate frito casero puede ayudar a mejorar la salud intestinal? Al menos, eso es lo que indica un reciente estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia en el que señalan que ciertos compuestos presentes en el tomate frito casero pueden ayudarnos a potenciar el efecto probiótico de los alimentos manteniendo en condiciones óptimas nuestra flora intestinal.  Si quieres saber más, acompáñanos porque te lo contamos a continuación en La Cocina de Alimerka.

 

Tomate frito y salud intestinal

Si algo tiene el tomate, es que además de ser todo un manjar, es muy interesante nutricionalmente, por su riqueza en licopeno y compuestos fenólicos. Dos sustancias con acción antioxidante y múltiples beneficios en la prevención de ciertas enfermedades oculares, cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, entre otras.  Y que además ahora, estos compuestos antioxidantes del tomate, se muestran muy interesantes para preservar el efecto probiótico de otros alimentos permitiendo su viabilidad a lo largo de todo el tracto digestivo hasta llegar al intestino grueso. Eso sí, mejor que sea tomate frito casero que crudo.
¿El motivo? El cocinado del tomate aumenta la disponibilidad de estos compuestos y su mayor acción en el organismo.  Al menos, eso es lo que demuestra el estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia.

 

Probióticos, antioxidantes y microbiota intestinal

Los Probióticos son alimentos o suplementos que contienen microorganismos vivos que mejoran o mantienen el equilibrio de la flora microbiana intestinal y potencian la función inmunológica.  Y algunos de ellos, están presentes en alimentos como el yogur, el kéfir o el chucrut. Y también habitan en nuestro cuerpo. Es el caso del Lactobacillus reuteri. Una cepa de microorganismos “amigos” que habita en nuestros intestinos y que está presente en la leche materna,   que posee efectos antimicrobianos, la capacidad de modular de manera positiva el equilibrio de la microbiota y ayudar a combatir la colonización de bacterias dañinas, entre otros. ¿Y cuál es su relación con los antioxidantes y el tomate? Pues parece que los antioxidantes contenidos en el tomate frito casero, ayudan a mantener, e incluso, aumentar, el número de estas bacterias amigas y mantener el equilibrio y buena salud de la flora intestinal. 

 

Formas de aprovechar todos los nutrientes y beneficios del tomate 

Sin duda el tomate es un alimento de lo más saludable, pero ahora que sabemos que cocinarlo también puede ofrecer múltiples beneficios para la salud, ¿por qué no alternar su consumo? Tanto si te gusta crudo como cocinado, estarás aprovechándote de todos sus beneficios. Así es que te dejamos algunas ideas con tomate crudo y también cocinado, para que no nos digas que comer tomate es monótono. ¡Echa un vistazo!

 

Y si eres de los que no les da más por el tomate, esperamos haberte dado alguna que otra razón para que te lo pienses dos veces y te propongas incluirlo de manera más habitual en tu dieta. ¿Lo habremos conseguido?

 

 

 

 

 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)